jueves, 24 de diciembre de 2009

Desecho

La entrada que viene, no la terminé a tiempo por las vicisitudes del final del año. El hoy se presenta diferente, y varias personas me recordaron que mal que bien es bueno hacer lo que se hace, lo que me obliga necesariamente a darle un empujón a la desidia y acabar el escrito.

 Esta va a ser en lo posible mi última entrada del año. En algún momento me preocupo el número de entradas que pueda llegar a tener por mes o incluso por año, pero teniendo en cuenta que son más bien pocos mis lectores (no por eso menos importantes) pues la verdad esta vez simplemente: ¡Me vale huevo!
 
Y si, históricamente estas fiestas (con esto me refiero a la navidad, ni más ni menos) me deprimen, me molestan; esto por muchas razones, tanto por la anestesia personal de cada cual, ejemplarizado creo yo en especial por la alegría extraña que emana de las personas quienes ayudados por los medios creen esta una época especial y llena de cosas para compartir y en el cual la regla por defecto es la felicidad (cosa que no puede estar más lejana de la verdad).

Pues bien, yo creo que lo natural en las personas usualmente es la miseria, otra cosa es que podamos llenarnos de motivos para sonreír y eso contribuya a sacarnos la sonrisa del diario, esa dosis de tranquilidad y relativa alegría necesaria para pasar cada día, para algunos cosas tan simples como el café, para otros complicados hechos y consecuencias que más tienen que ver con sus intrincadas frustraciones que con lo simple que puede resultar estar bien. Cada cual se siente bien a su manera o disfraza su miseria para que los demás vean ese disfraz de felicidad, y en este mundo en donde ser feliz es resultado de tener éxito, pues es muy bueno mostrar nuestros logros, y más si por alguna razón nuestros dientes colaboran.

Pues bien, es normal de una u otra manera, pero se vuelve tan común, tan cotidiano en estas fechas, que de alguna forma resulta ridícula; se encuentra sustentada en cada esquina con algo postizo, con un adorno altamente contaminante, con un sentido alienado de lo que es una celebración, traducida en la irresponsable forma de hacer las cosas, como el ejemplo de la energía eléctrica usada en las lucecitas, desperdiciándola, sin importar tantos problemas ecológicos, ambientales, que podrían mitigarse si se decidiera hacer una fiesta sin ellas, pero todo el mundo se limita a decir "tan lindo el alumbrado", pero detrás de eso hay mucho de daño, y los que vemos el daño y no gustamos de las cosas brillantes, ni nos deslumbramos por los colores vivos, somos tachados de raros, asociales o cualquier otra cosa que se le ocurra a alguien y que pueda a uno asociarlo con el Grinch.

Pero no solo se produce daño ambiental en estas fechas, el daño psicológico también es muy real. Si, a la mayoría les resulta simpático ver a sus familiares, que les den regalos, viajar, que les den regalos, comer cosas especiales, que les den regalos, bailar o pasársela de rumba, que les den regalos, tomar hasta enloquecerse y ¿por qué no? ¡Que les den regalos!; pues bien, a mi no me parece, no me gusta, me deprime (y de hecho las últimas vacaciones fueron un ejemplo de lo malo que es hacer todas esas cosas anteriormente listadas, aún el viajar resultó poco gratificante).

Es una completa mascarada, un circo como muchos de los esquemas sociales humanos, se dice que andas compartiendo pero en realidad es una de las realizaciones del ego, se busca tomar (yo), bailar (yo), que me regalen (a mí, osea yo) con lo cual esto desata sensaciones tan superficiales que después traen un vacío, uno tan complicado que hace que mucha gente se sienta mal cuando recupera su rutina, y lo peor es que por conveniencia terminan culpando a su vida normal y la pesadilla de rojo y verde (y azul gracias al comercio) se queda impune.

Son ideas difusas pero que debería uno ponerse al menos a pensarlas por unos momentos, es que mal que bien no sirve para nada el momento, más que para darse gusto, solo que en otras épocas del año si tenemos claro que hacemos, pero en navidad todo se queda en tutaimas y en otras peripecias de una fiesta que más que todo obliga a consumir, hasta la conciencia; comes tantas cosas, que después todo se vuelve desecho.

En definitiva debí haber publicado esta entrada a tiempo, pero quizás en estos momentos sea más simple de entender.

5 comentarios:

lidia dijo...

amigo no paso a discre´par con vos...lo siento,si te ha parecido una especie de sacudon mi poema, no es mi intencion y al mismo tiempo es,ya que son seguidores y no veo comentarios de ellos,y muchas veces,un sacudon bien vale la pena!
gracias lindo
pregunta boluda:por que usas rastas?
a mi me encantaria,...
lidia-la escriba
http://www.deloquenosehabla.blogspot.com

:: Theraq :: dijo...

Lidia: Mira que no entiendo a que te refieres cuando me preguntas que por que uso rastas; no hay tal. Y por cierto, la vida esta dando sacudones todo el tiempo, ¿será que quieres las cosas más agitadas que revueltas?

lidia dijo...

pues si sacudon es menos daño,que regaño...y en tu foto por el cabello largo,pareceria que tuvieses rastas,
me disculpo por los malos entendios..
disculpame
lidia-la escriba

lidia dijo...

amigo me encontre con alguien de mi signo escorpio,mutantes,provocadores,irritantes,amigos fieles, en fin
sacudon no es igual a regaño...es como un llamado de atencion...y las rastas, seran mis años?,en tu foto con el pelo ,pareceria que uses rastras,lo cual no tiene mucha importancia,
lidia-la escriba
http://www.deloquenosehabla.blogspot.com

:: Theraq :: dijo...

Lidia: No, en esa foto tenía el cabello largo, más no con rastas (dreads); hoy en día luzco bien diferente, pero uso la foto vieja para ayudar al misticismo y anónimato en mi página. No se si sea por eso lo anterior, pero creo pertenecer al signo que mencionas.