miércoles, 13 de octubre de 2010

Dolor (de nuevo)

Hoy ha venido a mi mente más de un recuerdo, de ese despertar de consciencia cíclico en el cual uno siente que eso ya lo ha vivido y que es más profundo que un simple dejavu. Tanto así, que al empezar a escribir esta entrada, me encontré con que esto ya lo había pensado, ya lo había sentido, y es cierto que la vida es un ciclo y que dá tantas vueltas, hoy me encuentro en algún punto en que veo mis huellas cerca, de algún momento en el que pasaba por el mismo punto del espiral, y siento dolor, mucho dolor.

...
Me duele la cabeza, no se por que sea, me imagino que es un desorden de sueño, ya que me siento cansado de alguna manera y al parecer es una secuela de la vida desordenada, del insomnio y de la ansiedad propia de un estado como el que ahora se hace para mi algo del diario vivir.

¿A que viene esto?. Que creo que las personas nos llenamos de miles de cargas, de cosas que nos pesan y nos causan dolor, pero en este caso no creo que sea solo lo que pasa por descuido, por el abuso de lo que se podría considerar una "buena salud" (cuando en realidad no es así del todo).

No, en definitiva hay más cosas, más cargas, la mente y el cuerpo se comportan como uno, de manera caprichosa. Es decir, como lo puse antes, no correspondemos siempre y de manera ordenada o predecible a lo que se supone debe ser, no se si eso atisbe a algo similar a la esquizofrenia o si simplemente las cosas no se correspondan en la mente ni en la realidad. A la final le damos forma al mundo de acuerdo a lo que pensamos...

¿Y si lo que pensamos no corresponde a nada ordenado o que tenga sincronía, entonces creamos un mundo sumido en el caos?

Puede ser, lo que pasa, para mi, es que afortunadamente no creo que sea necesaria la voluntad de una sola persona para construir o realizar al mundo. Este esta constituido de la múltiple voluntad de todos aquellos que lo habitan, lo que hace que sea mas difícil ir en contra de la realidad, entonces, solo se afecta la propia...

Se desordena de tal manera, que nos duele la cabeza, que nos duele el alma, que nos duele el Amor.

martes, 12 de octubre de 2010

¿?

Protesto, no quiero más que sentirme mal, así no lo merezca, es una parte natural de un proceso de perdida; Pero, hoy me pregunto: ¿por que a mí?.

lunes, 11 de octubre de 2010

...

La vida es muy fácil cuando uno anda por ahí culpando a todo el mundo de sus errores.

jueves, 7 de octubre de 2010

Cambio

Hoy decidí hacer algo al respecto de lo más importante de mi vida, dejar de vivir de la forma inadeacuada, entregarme al amor que es lo que en realidad importa, es lo único que puede cambiar nuestras vidas siempre para bien. Tal vez las razones para el cambio no sean las adecuadas, pero cambiar por cambiar o por cualquier razón, siempre será válido, siempre se podrá disfrutar de las consecuencias de cualquier proceso de crecimiento personal, tanto por la búsqueda de las cosas que nos pueden llegar a hacer sentir bien, como a su vez por todo aquello que nos hace evolucionar.

Cambiaré.

miércoles, 6 de octubre de 2010

Frustración

Es muy duro cuando las metas de cada uno/una se encuentran con la realidad. Cuando nos hacemos a una idea, y esta revuela en nuestra cabeza dándose impulso con las alas de nuestra imaginación, pero a la hora de concretarse, otra cosa sucede; Sin embargo es claro que el ideal es una cosa y el ser, el horrible acontecer, es algo totalmente distinto. La mayoría de nuestras frustraciones vienen dadas por el choque precisamente entre lo que idealizamos, y aquello que es en realidad; Sin desconocer -claro está- que muchas veces la realidad tiene un toque tan subjetivo, tan personal, que en realidad empatar una cosa con la otra, no debería ser tan complicado.

Nos frustramos porque aunque nuestros sueños tengan el tamaño de un grano de arena, ahí están para nuestro crecimiento personal (o tal vez solo por la necesidad de dejarnos llevar de alguna manera por nuestra imaginación, por vivir alejados de la tierra que a veces nos atrae con una fuerza mayor a la de la gravedad), no creo que exista persona alguna que no piense de una u otra manera en el mañana; Por alguna razón tenemos nuestros ojos en dirección hacia adelante, hacia el porvenir; y es muy difícil dejar de considerarlo, aunque en realidad tal cosa no exista, tal expectativa sea casi que un despropósito, aún así nos entregamos a cierta continuidad del espacio de las cosas, a la relativa pero firme disposición de nuestros cerebros, que debería ser diferente, que debería intersectarse en un universo en donde primara la alternidad, donde nuestros pensamientos se vieran alimentados por unas y otras experiencias, en donde los sueños construyeran realidad y viceversa sin ser cercados de manera alguna por la emoción o la razón, en donde perderse en los laberintos de la mente fuera no solo posible, sino también una vertiente valida en nuestro desarrollo y acontecer personal. Desafortunadamente no es así, y tenemos que aguantar lo poco o mucho que nos duele la vida, tenemos que hacer de corazón tripas y tragarnos nuestros miedos, porque si no lo hacemos alguien lo aprovechara en nuestra contra, porque si vivimos en conjunción, amalgamados con la vida, pero diferenciados en nuestros corazones, entonces seremos tildados de locos, de alternos, de "bichos raros".

Hoy tengo la dicha de darme cuenta, pero la tristeza de lo que esto representa no sale de mi cabeza, yo soy solo una isla que quiere unirse a un continente, pero a veces la tierra no está atenta a formar nuevos territorios, y tan solo quiere hundirse en la vasta mar, o incluso salir desprendida en el inmenso cielo e irse tan lejos a donde pueda orbitar sin el mayor contacto, así esto acabe con la vida, así se pierda el sentido del universo.

Estoy frustrado.

martes, 5 de octubre de 2010

Ruido, mucho ruido

Cada cosa en su lugar, cada lugar tiene una cosa, o más de una; Así como en la decoración, parece que el mundo está atiborrado, como una sobre celebración de lo barroco. Y eso no es más que contaminación visual, o también podría llamarlo ruido, mucho ruido...

Quise escribir otro tipo de entrada, pero no salió. No se me hilaron las ideas, no se me unieron los párrafos para que esto fuera más coherente, porque el ruido es muy alto, y no se comporta como algo que se pueda tapar con música, o, simplemente taparse los oídos; Lo único que resulta -y no completamente- es huir.

lunes, 4 de octubre de 2010

Temprano

Levantarse temprano es algo de cierta manera bueno, porque uno siente que le rinde el día, en especial cuando se tienen que hacer vueltas (transacciones, citas, negocios, etc.). A veces también es buena para escribir la mañana, pensar con el cerebro recién despertado y animado (para esto es excelente una taza de café -así ya no pueda yo tomarlo tan a menudo-).

Hoy no me levanté por impulso propio, sino que fui despertado un poco a la fuerza y tan solo por alguna "curiosidad" ajena, afortunadamente ya poco sufro por cosas como esa, recuerdo que en algún momento de la vida me molestaba muchisimo el ser despertado (es por eso que no despierto a nadie, salvo que sea estrictamente necesario), pero ciertamente la paciencia dada por la edad, no es más que simple indiferencia o resignación frente a las cosas con las que uno no puede -o no debe- combatir. A primera hora de la mañana no hay mucho para ver en televisión y para mí que ando sin computador, es una ventaja que a esta hora pueda usar uno ajeno, y el que la mayoría de estos días me ha permitido escribir en este espacio.

La verdad no me parece muy importante la hora en la que uno se despierta, ya que eso depende del estilo de vida, no creo que al que madruga "dios lo ayuda", en lo personal tengo creencias disímiles con la gran mayoría de religiones, incluso aquella en la cual fui instruido desde la niñez. Creo que las personas se afanan mucho en catalogarse -etiquetarse- incluso en ese aspecto, y al final debería pensarse en que dormir es rico, y uno debe disfrutar de ese placer de la vida; Un ejemplo claro de esto que expliqué anteriormente es el contenido y forma de esta entrada, nótese que si estuviera yo bien de sueño -si hubiera dormido lo suficiente-, todo lo escrito tendría más sentido; Supongo que como de costumbre simplemente me estoy quejando, y hoy en particular no me parece tan divertido como de costumbre, porque parece que ultimamente se está volviendo algo patológico, y no es muy divertido llenarse de enfermedades, claro que con la edad parece que no hace uno más que acumular este tipo de cosas. Esperar a ver si con un poco más de reparador sueño, mi ánimo sube.

Imagen tomada de este sitio.

viernes, 1 de octubre de 2010

Especial

(...).

Lo especial usualmente uno lo suele tratar de muchas maneras, es algo tan indeterminado como aquello que es "interesante", y cuando uno quiere dejar espacio para la interpretación, usualmente lo que hace es dejar las cosas tan abiertas posibles que no queda es una forma clara de ver que es lo que en verdad está allí. Somos expertos en engañarnos y en hacer juegos mentales de tal complejidad que a la final nos terminamos enredando en nuestras propias redes, en los hilos que cuidadosamente hilamos con el único fin de hacernos los "interesantes". El autoengaño es un mal propio de época y tiene que ver con la necesidad moderna de ser complicados, porque solo así creemos estar por encima de la superficialidad propia de nuestras almas, como si fuera tan malo tener una capa sobresaliente, algo normal que tan solo nos dé forma, que nos complete un solo estado a la vez, así seamos capaces de ser un día solidos como roca y al siguiente tan gaseosos que nos colamos en los espacios vacíos de nuestras propias ilusiones.

Hoy quisiera aprender a vivir mejor, de acuerdo a mi mismo y alejado de aquello que no sirve, aplicar de verdad la negación consciente, aprender a hacer la mirada a un lado, pero no es fácil y ciertamente a veces tiene uno que involucrarse, así no quiera.

miércoles, 29 de septiembre de 2010

Te busco

De nuevo yo con mi mala suerte tecnológica, lo bueno es que tomé decisiones rápidas, pero con calma, de tal suerte que tengo soporte y garantía para mis problemas, y realmente espero que no tarde la solución; Para seguir con este ritmo de escritura que me gusta bastante, igual, siempre conseguiré algún computador así sea prestado, robado, inventado, todo con tal de seguir aquí expresándome, haciendo lo posible por no volverme tan loco.

He pensado en lo bonito que es buscar aquello, esto, lo otro...

La vida es una búsqueda continua, de emociones, personas, melodías y cualquier otra cosa que pueda cambiar el rumbo de nuestras existencias, que le de forma a nuestros caminos, flores a nuestras primaveras, palmeras a nuestras playas, y tantas otras cosas que están ahí queriendo ser encontradas, con la pretensión de que nos acordemos de ellas o aunque sea de que las veamos.

Somos tan ciegos a veces que las cosas bellas nos pasan por los ojos y simplemente las hacemos a un lado o las dejamos que pasen; y dejar pasar causa unos desastres melancólicos por el "dejar de...", lo que nos puede sumir en una depresión terrible, todo por el remordimiento. Menos mal yo la encontré.

Hoy les dejo esta canción, no es muy del estilo de este blog -es decir, del mío-, dejar videos de youtube; Pero sé que más de uno va a disfrutar de la canción, esta versión en particular me gustó mucho y no podía dejar de compartirla.

Te Busco

Al cielo una mirada larga
buscando un poco de mi vida
mis estrellas no responden
para alumbrarme hacia tu risa

Olas se esfuman de mis ojos
a una legión de tus recuerdos
me roban formas de tu rostro
dejando arena en el desierto

te busco perdido entre sueños
el ruido de la gente
me envuelven en un velo

te busco volando en el cielo
el viento te ha llevado
como a un pañuelo viejo

y no hago mas que rebuscar
paisajes conocidos
en lugares tan extraños
y no puedo dar contigo

En cualquier huella te persigo
en una sombra te dibujo
huellas y sombras que se pierden
la suerte no vino conmigo

te busco perdido entre sueños
el frío de la gente
me envuelven en un velo

te busco volando en el cielo
el viento te ha llevado
como a un pañuelo viejo

y no hago mas que rebuscar
paisajes conocidos
en lugares tan extraños
que no puedo dar contigo.

martes, 28 de septiembre de 2010

Equivocado

A veces creo que no hay lugar en este mundo para alguien como yo, o tal vez si haya mucho espacio y quizá ese sea el problema, que no se puede ser alguien especial, porque siempre habrá alguien como uno (aparte todos son especiales porque tal cosa es solo un término "cariñoso"), que la virtud, la originalidad, lo que lo caracteriza a uno queda rezagado porque uno no importa por lo que es, por como está, si no por lo que tiene, y esto último termina resumiendo todos los anteriores verbos.Podría ser muy fácil, una cosa de tan solo acoplarse, pero ¿a qué?, no creo que todo "tenga" que ser, como si la vida estuviera dictada de manera previa y la única forma de hacer y vivir las cosas estuviera predefinida. ¿En que momento dejó de ser valido tener una perspectiva propia?.

Si claro, estoy muy equivocado, empezando porque el día no empieza cuando sale el sol, sino cuando el estado, los padres, el jefe y/o cualquier otro que tenga algún poder sobre uno, lo diga. Nuestros pensamientos nos pertenecen, pero ¡ay! de que no los compartamos cuando nos es indagado, si nos guardamos algo para nosotros mismos, somos terroristas, conspiradores, e incluso simplemente, personas cínicas y sin la personalidad suficiente como para conjugar adecuadamente el verbo compartir. Nada es realmente nuestro, pese a que nos inculcan desde pequeños y de forma vehemente el significado de la propiedad, las ventajas de la posesión, lo majestuoso del tener; Aún con lo anterior en mente, se supone que debemos compartir y esta mal visto que no seamos solidarios y estemos atentos a las necesidades de otros. Entonces, el mundo nos enseña la contradicción, nos arrastra hacia ella y cuando queremos salir siempre hay algún tentáculo previsto para evitar que nos movamos lejos de lo que el sistema ha dispuesto para nosotros.

Seguiré equivocado al seguir pensando en que hay un instante válido para cada cosa, que a idea de los procesos humanos no es el rendimiento, ni el resultado, que basta solo el proceso, que la felicidad no es un fin, sino un estado, uno muy bello por el que vale la pena vivir; Que "ser" es complejo, pero nunca complicado, porque lo que se necesita con la vida es recorrerla, vivirla, así tenga recodos, curvas, subidas y bajadas. Que cansarse es solo una forma de saber que se necesita descansar, que llorar es una forma de limpiar nuestro organismo y nuestra alma, nunca una muestra de debilidad. Que las distancias no existen para aumentar las frustraciones, si no para hacer más largo la alegría del camino, más ameno el paseo, más dulce la llegada. Llegar no es el final, siempre podrá uno devolverse, sin caminar hacia atrás, aunque esto también pueda hacerse, con gracia, con estilo y evitando caerse, pero estando dispuesto de igual forma a embarrarse un poco. Es hora de mirar a los demás a los ojos y ver lo que en verdad valen, y si es que no sirven a nuestra vida, darles un adiós grácil, respetuoso, pero cierto. Debemos desechar lo que en verdad no sirve, reciclar aquello con lo que en verdad podamos construir de nuevo, no guardar tanta basura, no acumular tantos recuerdos, pesares, melancolía. No pensar en términos de lo que nos hace daño, ver solo los enemigos ciertos y presentes, y de igual manera detenernos un segundo a respirar, a darle una vuelta con nuestra mirada al mundo y darnos cuenta. Eso, solo darnos cuenta, reavivar la consciencia, levantar la mirada, es probable que notemos mucho de aquello que antes no estaba allí, pero que siempre estuvo.

Esto lo escribo para mí, para recordarme que puedo perder la fe, la esperanza, la razón, la emoción y la alegría, pero nunca la consciencia. Porque sufrir y estancarse no es excusa para dejar de estar, para dejar de corresponder a ese sitio único en el universo, esa silla que solo corresponde a uno mismo y que de alguna forma lo distingue, pese a las contradicciones, a las desviaciones, a la circularidad. Estoy muy equivocado, pero solo para ellos, los que mueven ese mundo en que yo a duras penas me escurro, en el cual repto buscando oxigeno, luz y tambien sombra; Quitando el mugre de mis ropajes, desviando los proyectiles que me disparan, tapando mis oídos ante el incesante, fuerte y doloroso ruido. Pero aquí estoy, tal vez no constante, tal vez profundamente equivocado, pero al menos consciente.

lunes, 27 de septiembre de 2010

Loop

He tenido siempre una gran molestia al encontrarme con los bucles -o loops-, aquellos eventos, hechos, situaciones, o cualquier otra cosa que se repita, y se repita, y se repita. Detesto encontrarme con que las cosas estén allí una y otra vez -y otra vez-; Es por eso quizá que me aburro con tanta facilidad y que no le encuentro sentido a muchas de las cosas que para otros son "naturales", como si la felicidad y tranquilidad vinieran explicadas en un manual del cual no recibí copia. Detesto los círculos porque uno no tiene muy claro el principio -así lo haya presenciado o lo intuya-, y por supuesto detesto la expectativa eterna del final. De igual manera me causa aversión que algo este estancado sin una solución de continuidad, sin algo que lo enrede, anude, mueva de alguna manera, de forma que tenga sentido un desenlace, un consecuente final. Claro, en parte por eso le encuentro fin -propósito- a la vida, a la final se acaba, al igual que todo lo demás.

Creo firmemente que necesitamos a diario aquello que mueva la razón de ser de nuestras vidas, que evite que el cordel de nuestra existencia se envilezca hasta el punto en que se caiga por si solo, que se marchite y ya no haya necesidad de que sea cortado para acabarla. Es algo básico, algo que está allí, pero a muchas personas les gusta la rutina, la monotonía y la circularidad, tal vez porque esto evita pensar y como ya sabemos usar el cerebro es algo problemático, y ante todo, ¡hay que evitar los problemas!.

domingo, 26 de septiembre de 2010

Odiar y Detestar

Siempre lo he pensado, lo he sostenido ante todo, que detestar es mejor que odiar, aunque en realidad para la lengua castellana no representan mucha diferencia, salvo porque el odiar implica un sentimiento "incontrolable"; ambos sin embargo, tienen que ver con la aversión, con el rechazo.

Como yo lo veo, el odiar es algo personal -intimo- , que lleva energía de parte de quien lo siente de forma que esta persona se entrega a ese sentimiento, lo que puede hacer que sea consumida; Implica entonces algo que afecta de manera constante a quien lo siente, y de una u otra manera -como un buen sentimiento-, es algo un tanto menos racional que otras cosas. Detestar en cambio sería algo más controlable, que se puede estar haciendo tan simple como una alergia, una urticaria de tipo espiritual y no algo que lo cargue a uno de tal manera que simplemente le dañe la vida, algo así como una racionalización del sentimiento por una parte, y por otra una despersonalización del mismo, buscando que lo sentido y pensado no agote a la persona que lo "sufre".

A diario veo ejemplos de personas que odian, en el proceso veo como sus corazones se llenan de rabia (no es que no me pase, yo solo me lleno de rabia de otra maneras), tan solo al tener este sentimiento, y muchas veces cuando se les indaga del por qué de tal cosa, tan solo contestan diciendo que no saben a que se debe, pero están seguros y seguras de que ahí está la sensación, lo cual probablemente solo se explique por la rabia. Yo les digo que deberían haber buenas razones para sentir aversión por algo, y dejar que se exteriorice, y no solo que esté en nuestro interior consumiendo la poca -o escaza- capacidad que tenemos para sentir buenas cosas. No creo que necesariamente la respuesta sea la tolerancia a como de lugar, ni el amor incondicional, pero si el respeto y muchas veces la negación consciente o simple indiferencia, tal vez eso ayude a que vivamos más tranquilos, tal vez eso nos ayude a liberar algo de la presión de existir. Tengo perfectamente claro que es todo un reto coexistir con muchos de los otros especimenes humanos, tan detestable se hace a veces la convivencia, que tenemos que buscar escapes a los demás y muchas veces nos refugiamos en nosotros mismos y buscamos estar solos. Si van a odiar, piensen ¿por qué lo hacen? y si no encuentran una buena razón, entonces no lo hagan más; Y si acaso tienen buenas razones, es hora de empezar a detestar aquello con un buen -y sano- sentimiento y sobretodo, intentar hacer algo al respecto, porque como buenos ingenieros de nuestras vidas es mejor que nos planteemos soluciones y no solamente pongamos -y vivamos con- problemas.

URL de la Imagen

sábado, 25 de septiembre de 2010

Poker [Poema]

Me gusta hacer castillos de naipes con barajas a las cuales cuidadosamente les quito los ases, para tenerlos guardados bajo mi manga y poder después descrestar al diablo. Me gusta jugarme la vida, pero trato de apostar siempre sobre seguro. Sé retirarme a tiempo y guardar mis ganancias, pero a veces me gusta dejar propina y dañar mis finanzas en el proceso. Soy un clásico incrédulo y sin embargo creo en ti, y por supuesto creo en los dos, así que quiero retirarme de esta vida de juego y empezar a trabajar porque el castillo tenga todas las cartas. Voy a conseguirme una baraja en la cual tu seas mi reina, y no solo de corazones, si no también de diamantes, picas y tréboles. Quiero darte tanto de mí, barajar mis emociones y siempre darte la mejor mano, porque aposté a ti sobre seguro y gané antes de que rodaran los dados, antes de que se repartan las cartas. Mi escalera real, mi poker.

Imagen tomada de acá.

viernes, 24 de septiembre de 2010

Viernes

Yo detesto los viernes. ¿Por qué?. Una completa tontería, simplemente me enferma salir a la calle y verla llena de niños entre los 15 y 20 años tomando licor en cualquier esquina, avocados a la rumba, igual que la obsesión generalizada por la rumba y el trago; Verán, yo vivo cerca de varias universidades, y el panorama al salir es simplemente ese, a veces ni se puede caminar de tanto chino que hay por ahí en grupitos ("combos" o "parches"); Y digo eso porque en realidad no se ve gente adulta, tan solo adolescentes que supongo deben llegar a sus respectivas casas antes de las 10 de la noche, con lo cual se embriagan entre las 2 y 6 pm y alcanzar a medio superar la borrachera para llegar un poco bien al hogar en donde seguramente hay unos padres que no los esperan como tal, porque quizá están trabajando como mulas para poder pagar la universidad de estos muchachos, las "fotocopias" y la comida que estan bien caras. Es bien sabido que el fondo de "fotocopias" es un fondo mixto que también se usa para vino, "Eduardo III", "Old Jhon", "Moscatel", "Ivanoff" y demás.

Yo no quiero pasar como "aburrido" -igual tal vez lo soy-, pero yo soy de los que no se obsesiona con que llegue el viernes para poder salir, tampoco es que me agrade de a mucho la rumba y los planes de diversión comunes de las personas, que casi siempre involucran alcohol; Me gusta reunirme con mis amigos, pero me da igual que día de la semana se haga. La verdad no es una necesidad para mí, como siento que es para otras personas, que no pueden concebir algo como "un viernes y yo aquí metid@ en mi casa"; Lo he escuchado, y tal vez sea la consecuencia del escape natural de la rutina, el descanso de la agitada semana de estudio y/o trabajo, pero no me parece tan necesario, indispensable ni nada así. Puede ser simplemente que yo me divierto más hablando con mis amigos, compartiendo como tal, pero no todos los días ni tampoco todas las semanas. Nunca le he encontrado mucho gusto a salir de rumba, aunque lo he hecho de vez en cuando, pero simplemente no es algo de mi total agrado, porque no soy amigo de la música a volumen tan alto, tampoco me gusta emborracharme; Alguna vez escribí incluso que soy un aburrido, alguien que no se acopla facilmente a los diferentes entornos sociales, y es que cuando se ha vivido de cerca a estos ambientes, uno aprender de cierta forma a detestar que los sitios estén tan cargados, que no se pueda uno mover entre la gente, el volumen que no permite siquiera hablar, ruido, mucho ruido.

Detesto los viernes por algunas razones más egoístas, porque es difícil no ser entendido en cuanto a los gustos y pensares, porque las diferencias a veces se hacen notorias; Cuando lo separa a uno la edad, las condiciones sociales e intelectuales y después de todo a uno le corresponde tan solo quedarse callado.

Eso último no me lo van a entender y probablemente mis razones para detestar estos días no sean tan claras y otros no las compartan conmigo, pero que más da. Tenía que dejarlo por escrito.

La imagen fue tomada de aquí.

Fragilidad

Ayer me encontraba escribiendo una nueva entrada para este blog, sin embargo algo paso con el computador y se bloqueó, resulta que suelo tener ultimamente un poco de mala suerte con la tecnología; Ahora mismo temo que en cualquier momento este aparato deje de funcionar y el escrito se me quede inconcluso, lo bueno es que el blogger cada cierto tiempo guarda un borrador, con lo que no tendré que empezar de la nada. Tenía varios temas pendientes para escribir, aunque aún puedo terminarlos, solo tengo que tener algo de paciencia puesto que no es seguro guardar cosas en el disco duro de este aparato; Es increíble lo complicado que resulta hacer varias cosas sin la ayuda de la tecnología; por ejemplo yo intento escribir, pero cada vez que lo hago a mano, no me sale igual y me siento lento, torpe e incluso a veces un poco tonto; Alcancé a pensar en la posibilidad de usar una maquina de escribir cuando no tenía el computador, pero no tengo ninguna a la mano, habría que hacer la prueba a ver que tal sale, incluso podría llegar a pensar en comprar una para mí.

He estado enfermo, de una manera que solo me pasa a mí; Afortunadamente tengo la ayuda de mi ella, la cual el día de ayer cuidó de mí; Sin embargo en la noche me sentí tan mal, que creí que no vería el sol de hoy, pero aquí estoy dándole certeza a aquella frase que dice "mala hierba nunca muere", aunque ni soy tan malo, ni soy tan hierba.

El caso es que la vida es tanto breve como sustancialmente frágil, aunque los seres humanos podamos llegar a ser muy fuertes, y ejemplos hay bastantes; Como si no fuera suficiente con las contradicciones propias de nuestra existencia, nos enfrentamos a diario a otras como la del sentido de nuestras vidas y hasta la propiedad sobre la misma. Todo alrededor nuestro es tan frágil, tan delicado, que al parecer siempre tenemos que ser cuidados de una u otra manera, tal vez esto ayuda a que seamos tan sociales y que siempre estemos necesitados de otros, como si fueran el papel periódico para envolver nuestro delicado espectro vidrioso. Y es que a veces nos rompemos con una facilidad que no es propia de aquella fuerte fibra de proteína de la que estamos hechos, incluso se supone que nuestro corazón se rompe cada cierto tiempo por las intromisiones ajenas en el funcionamiento de aquel órgano que parece cargar mucho más que sangre; En conclusión a veces me siento muy fuerte, y creo que no soy el único al que le pasa, muchos por allí están en ese momento con la mirada elevada, la barbilla recta o hacia el cielo y los hombros en posición de galante duelo, caminando a sus anchas como si el mundo les perteneciera y entonando canciones de tiempos memorables, tonadas de triunfo, con palabras de ánimo desmedido y sonrisas que anuncian su paso con una cascada de perlas exhibidas en un mostrador de mercado de las pulgas.

Muchas veces he deseado ser más fuerte de lo que soy, mejorarme instantáneamente de cada dolencia, con un parpadeo desaparecer los malestares; Con el chasquido de mis dedos lograr que se vaya cada uno de esos pesares, que los pedazos vuelvan a unirse, que se regeneren las heridas del cuerpo, al igual que las del alma. Lo bueno es que tarde que temprano me curaré y con ello el día de hoy será tan solo un recuerdo más de aquella fragilidad que me recuerda que en definitiva, si soy humano.

miércoles, 22 de septiembre de 2010

Una entrada

Hace un tiempo me di a la tarea de escribir en este sitio, no tenía otra pretensión que la de dejar salir las cosas que pasaban por mi cabeza, hacer procesos de catarsis a mis demonios, expulsarlos, exorcizarlos y quedar limpio al fin de tanto que se había guardado en mí por los múltiples años de silencio, y de vivir la vida como espectador, aun cuando la misma se supone que me representaba un papel protagónico.

Ser el protagonista; no hay un ideal más trascendente dentro del ciclo de vida de cada uno, todo en consecuencia se reduce a sí mismo –ego-, a lo que pasa por la cabeza, a lo que corre pierna arriba, a lo que viene y a lo que se va. Somos seres complejos con diversas dimensiones y nos damos a diario a la tarea de unir nuestros fragmentos, de estar en un mundo que continuamente parece rechazarnos, pero al cual perseguimos ciegamente como el infante a la teta materna.

Estamos aquí como consecuencia de algún tipo de designio superior a nosotros mismos, como el resultado del azar cósmico, o simplemente como la concreción de la suma de las voluntades múltiples que afectan nuestras vidas; Vivimos incompletos buscando aquel otro ser que se acople a nosotros, cuando lo que en verdad nos hace falta es encontrar sentido a nuestra propia existencia, ritmo a nuestras palpitaciones, gusto al aire que respiramos. Tenemos la ventaja de estar llenos de una luz inmensa que podemos reflejar en otros para iluminar realmente nuestros espíritus, porque se brilla mejor en conjunto, porque la compañía representa un estadio de dicha –felicidad-, de aquello que puede sosegar nuestra rabia, aquella que se acumula por la tensión del cruce de los sueños con los despertares, del contraste de los quereres con los deberes.

Probablemente nunca encontramos en la vida alguien que piense como nosotros mismos, pero si estamos con suerte, podemos hallar aquellos y aquellas que disfruten de nuestros pensamientos, que se regocijen con nuestras acciones y que compartan algunas de nuestras ideas, que vivan la diferencia y la acepten con amor, en lugar de tolerar por la necesidad de la convivencia a fuerza; Porque el nuestro es un mundo forzado, en el cual el regalo de la razón, de la emotividad y de la sensación, lo convertimos en una imposición, en una guerra contra la vida, contra el mundo y contra los otros, aunque no faltan aquellos que ni siquiera tienen claro en qué punto del universo se hallan y solo son velas de un viento que sopla siempre en diferente dirección y que con furia desmedida amenaza con llevarse todo, con dejar nada.

Hoy agradezco a todas las personas que comparten conmigo y a las cuales al menos les agrada lo poco o mucho que puedo compartir con ellos, por acompañarme en este viaje el cual parece haber sido más productivo y largo de lo que jamás imaginé para mí, por darme la mano en los momentos en los que he caído, por ayudarme a retomar el rumbo cuando lo he perdido, cuando en ocasiones he querido desechar el mapa. Por darle combustible a mis sueños, corriente a mis ilusiones, por intentar caminar a mi lado.

martes, 21 de septiembre de 2010

Cuidado con los “intelectuales”

Este post está casi totalmente inspirado en uno que leí hace unos días y que definitivamente me llegó, porque era algo que yo tenía atorado en la garganta y que ya era hora de que saliera. Debo decir primero que todo, que para poder llegar a este momento de mi vida, he tenido que superar muchas cosas, en particular odios, manías e ideas, que en mi cabeza tan solo han servido para aislarme del mundo, sin embargo no creo que sea a veces tan malo tener una perspectiva y vivir acorde con ella, lo malo es cuando a uno se le queda la vista torcida y ya no hay nada más allá. En fin, aterrizo diciendo que siempre he tenido problemas con cierto tipo de personas, en especial, aquellas que en su afán de apersonamiento, de identidad, de fortaleza espiritual y anímica, se hacen a una imagen patética –a mi juicio-, deplorable y detestable (y seguiré sosteniendo que es mejor detestar que odiar, se consume menos energía y de alguna forma tiene más clase). ¿Por qué podría yo referirme a alguien de esta manera tan especial? –Já-; Simple, es porque hay personas que se construyen tan cuidadosamente una imagen ajena a sí mismos, que se olvidan de sus propios seres, de cultivarse como individuos, como simples seres humanos, el eterno cuento de obsesionarse por el ser y olvidar por completo el estar.

Ya he escrito antes sobre la identidad y de una u otra manera sobre las formas en que algunas personas se construyen a sí mismas; Hoy, me gustaría dejar un ejemplo de algo que me parece es una mala forma de hacer las cosas, una pésima manera de vivir; Por supuesto una más de las muestras de lo poco consecuentes que somos los seres humanos con las ideas que profesamos como base fundamental de nuestra moral, una de ellas la libertad, lo cual espero sea posible entender de mis palabras más adelante.

La entrada que me sirvió de inspiración habla de los INTELECTUALOIDES, sin embargo voy a tratar de dar una caracterización usando el “querer ser” de estas personas, con el fin de que cada cual se haga su idea de que tan buena es mi descripción y a lo sumo más de uno comparta mi pensar con respecto al tema. Como este tema es personal y me toca, he decidido entrar siempre en contraste con mi propia idea a través de la primera persona –sí, yo-, con lo cual debo dejar aclarado de una vez que esta es mi opinión y que no tengo ninguna base más sólida para ella que la experiencia tras años de vivencias –amargas- y de observación meticulosa –no me quedaba de otra ante estos personajes- (además, para detestar algo de veras hay que conocerlo, si no el sentimiento es tan inútil como las ansias de ganarse una lotería que nunca se compra).

Estas personas entonces deberían creerse intelectuales –querer ser-, y ante esta palabra hay que tener un cuidado especial, porque un intelectual puede ser lo que uno menos cree, en especial porque en un mundo sustancialmente sexo-dependiente y con valores que chocan contra la idea de pensar y usar el “intelecto”, pues puede tomarse como tal hasta a aquel que puede durar más de 5 minutos sin pensar en sexo (ahora no falta el que hizo cuentas mentales en su cabeza a ver, si es, o no…).

La santa Wikipedia, nos dice que un intelectual es: “aquella persona que dedica una parte importante de su actividad vital al estudio y a la reflexión crítica sobre la realidad.” Bueno, habría que ver que puede tomar uno como “actividad vital”, “estudio”, “reflexión crítica”, y por supuesto “realidad”; Como verán el problema de siempre con las cosas es conceptual y de referente, o contexto. Los diccionarios tratan la palabra como “lo relativo al intelecto” o como la actividad, trabajo y demás en donde se use especialmente la inteligencia; Esto último me hace pensar que salvo escasas labores, todos seriamos intelectuales, ¿no?, y las palabras anteriores me llevan a cavilar que al procastinar, no se podría ser intelectual; De igual manera estaría eso de “crítica”, ya que muchas personas entienden lo crítico como un pensamiento o actitud –solamente- malvada (y es que en la definición está el primer error), pues eso de criticar está directamente unido a la censura, y esto no es más que expresar juicios respecto a las ideas ajenas (como sea que estas estén concretadas); Sin embargo muchos creen que criticar y censurar es imponer las ideas propias sobre aquellas que se tiene a bien juzgar, lo cual es más bien una “actitud criticona”, y la verdad no queremos quedar mal ante nuestra señora bien amada Wikipedia.

Los intelectuales –digamos los de verdad- son personas interesadas en tener una actitud no solo crítica, si no consciente sobre la realidad; no son poseedores de verdades, ni de modelos complicados –y confusos-, o respuestas frente a cada problema cotidiano; solo son buscadores, gente que como usted y yo, se da a la tarea de encontrar la respuesta para aquello que los mueve y afecta sus vidas. Lo que pasa es que el intelectual a diferencia de lo que podría pasarle a usted o a mí, tiene la ventaja de asociar su forma de abordar las cosas con su vida diaria, siendo reflejado esto casi siempre en su profesión y/o carrera. Pero más allá de esto hay más de un intelectual por ahí camuflado entre los inermes, entre la masa corrupta e informe de aquellos que simplemente tienen muchas de sus neuronas en espera de ser aniquiladas con alcohol –u otras sustancias-. Voy a entrar un poco más en materia con una distinción de lo que para mí podría ser intelectual y tomando prestadas algunas ideas del post en que me inspiré.

1. Un intelectual tiene un debate constante en su cabeza, no es que esté distraído, o que sus células cerebrales estén en continuo recreo, ni es necesariamente alguien con un estado pre-autista; simplemente el intelectual piensa, precisamente porque usa su intelecto. Con lo cual no entra en una conversación, salvo que esta le parezca sumamente interesante o que sencillamente sea invitado a ella, y en tal caso será cauto y esperará su turno para interpelar, refutar, o tan solo escuchará encantado las ideas de otros, a la final es más información para procesar.

El que intenta ser intelectual –o le gusta pasar por uno-, tiene que estar metido en toda conversación en la que se crucen más de dos palabras, no se mide, no tiene a más si no interrumpir y empezar a contrariar, y a refutar sin necesidad –muchas veces de manera un poco grosera-, incluso interrumpe para hacer apuntes sicológicos, sociológicos, antropológicos, científicos; o de cualquier otra índole natural, social, o metafísica; porque nada les queda grande y en su haber deben tener libros de los clásicos, los pensadores infaltables de cualquier colección (es muy probable que esta persona tenga una nutrida selección de libros en su casa, todos leídos y subrayados). Estas personas te van a atiborrar de frases de los libros, de referencias, máximas y citas de la más diversa índole, como el que a todo le tiene que meter el arte de la guerra –Sun Tzu-, bien para una comida de amigos o para un partido de tenis. Son probablemente los únicos que entendieron a cabalidad a un autor, pero no desistirán en hacer partícipes a otros de su “visión” de aquel; No es solo que puedan llegar a ser engreídos, tercos e intransigentes, si no que siempre tendrán la razón y la verdad porque aquella esta consignada en un libro –maldito Gutenberg-.

2. Un intelectual vive la vida que puede, dentro de la propia reflexión de su existencia, es decir, la acepta pero no se resigna; Y la verdad casi siempre tiene la suerte de hacer llegar a otros su talento y ser reconocido, a menos que como muchos sufra de algún trastorno emocional severo, problemas de personalidad, o cualquier otra índole, asociado a su propia inteligencia. Jamás tendrá problemas para existir con su propio intelecto y sacarle provecho, y muchas veces en sus procesos personales no involucrará a otros, salvo para sus necesidades –sociales- normales básicas. No tiene que aparentar nada, no sufrir ante las mecánicas del capital y de la sociedad inmersa en modos de producción y distribución, solo trata de entenderlas y de vivir de la manera más inteligente.

Aquellos que supuestamente son intelectuales siempre se hacen los pobres (así tengan mucho dinero, que usualmente no es de ellos, porque suelen ser unos mantenidos de tiempo completo). Esto hace que se vistan con ropa comprada en los segundazos, en las tiendas chinas, los san andresitos y cualquier otro lugar de agache; Y es que nadie puede verlos con algo de marca, porque ellos están en contra del sistema, del “hombre”, de la maquinaria, del imperio, del capital, etc. No pueden faltarle entonces las chaquetas de pana, los sacos que parecen tejidos con puntillas y tenedor -normalmente de una talla más grande-, los sacos estilo elegante como sastres encima de las camisetas con eslogans de apoyo a alguna de sus causas o con lemas de libertad, izquierda o a veces con ingeniosos lemas para disfrute de otros –o el simple goce propio, porque fijo nadie más entiende el escrito-. No pueden faltarle a estas personas los zapatos tipo “Converse” –obviamente nacionales o chinos-, y por supuesto, su marca de tribu, la mochila (la cual debería ser en lo posible tejida de verdad por un indio o comprada en la sierra). Esta última es una marca de casta, y es también una muestra de que este intelectual es descomplicado, de que sus ideas y todo su bagaje cultural, su vasto conocimiento y cultura, no entra en choque con sus raíces, porque todo “intelectual” tiene claras sus raíces, su perfil transcultural, su perspectiva de género y su ideología política.

3. Un intelectual no le ve problema alguno a la música, simplemente la escucha como medio de concentración y/o despeje de su mente; Como también puede entregarse a su lado espiritual y artístico, gustar de ciertos géneros los cuales tiene para sí, compartir con otros, y siempre que se pueda aprender sobre nuevos ritmos, tonadas y artistas.

A los que lo pretenden, les encanta la música de corte intelectual –y dicen cosas como que lo independiente es la casta superior de las producciones musicales-, es decir aquella que marque a los otros que son como ellos, y en que la composición sea exquisita y trabajada, por supuesto deben saber todo al respecto de aquello que escuchan porque este es otro tema a ser inculcado a los desafortunados que son menos cultos; Ellos entienden la profundidad de las metáforas las canciones, y cada una tiene un “claro mensaje” que los demás jamás podrán entender, no sin la complementación y lectura adecuadas.

4. Los intelectuales usualmente no se sienten en una clase, porque casi todo el tiempo están analizando y absorbiendo información, y solo interceden cuando es necesario o cuando se les pide; Si tienen diferencias con lo expuesto y estas enriquecen el debate, las exponen de la mejor manera para que se construya algo y no dejan de lado la correspondiente retroalimentación de su aporte.

Al “intelectual” promedio le molesta mucho que le impartan conocimientos a menos que lo haga una persona del suficiente renombre, y que por supuesto no insulte su inteligencia; Se les verá a menudo haciendo mala cara ante la cátedra “mal preparada” o que no corresponde a lo que debería enseñarse ante la disponibilidad de excelentes pensadores que por supuesto el sí conoce. Casi por necesidad tiene algún comentario o aporte de tipo estructural que es absolutamente necesario para el buen desarrollo de cualquier materia, y al hacerlo miraran con desprecio a aquellos que no los comparten y por supuesto ante las opiniones ajenas tendrán una actitud totalmente displicente, porque aquello si es descontextualizado, alejado de la verdad o simplemente innecesario.

5. Pensar no evita arreglarse un poquito y tener auto-estima, de hecho no hay condición excluyente alguna entre el cuerpo y la mente, es por eso que casi siempre estas personas suelen mantener un buen estilo de vida, comer saludable y hacer ejercicio. El trabajo normalmente les da la ventaja de no requerir de mayor arreglo o disposición y para que hacerlo, pero no es un permiso para la creación de imágenes monstruosas.

Quien quiera parecer inteligente tiene que estar en una condición consecuente con su lucidez y su posición como erudito; En lo posible ser mechudo (ojo que no tengo nada contra el pelo largo, siempre que se lleve bien y limpio), mejor si tiene el pelo bien rizado –si no el mugre se encarga de hacer crespos-, por supuesto los intelectuales se desprenden la retina por la lectura excesiva, en especial en buses y todo otro transporte público y privado, por lo que deben usar gafas, en especial aquellas de pasta con marco grueso. A esto debe sumársele muchas veces la ausencia de desodorante, de productos básicos para la higiene personal, porque estos no son necesarios y son más bien excusas del mundo de consumo, capitalista e imperialista en contra del que ellos están.

6. Los medios son solo una forma de comunicación para ser usada, una herramienta que el intelectual sabe aprovechar de la mejor manera según su estilo de vida, por lo tanto usan las cosas como sean necesarias y usualmente tienden a aburrirse de los patrones repetitivos de las redes sociales y de cualquier cosa que les represente perder el tiempo sin haberse dispuesto a ello. Si ven televisión lo hacen para distraerse mientras escriben o leen, o simplemente para dejarse consumir por un momento de algo banal y distraer sus pensamientos, independientemente muchas veces de la calidad de la programación; Adoran el cine porque cuenta historias y en la mayoría de los casos es una muestra palpable de inteligencia, si algo no les gusta, pues no lo vuelven a ver, pero no hacen guerras personales contra obras o  industrias del cine, por intentar seguir su naturaleza y ganar dinero o por hacer cosas de calidad dudosa.

Para alguien “intelectual” el mundo es muy duro porque está cargado de nimiedades y de cosas improductivas; es por eso que ellos no ven televisión y muchas veces la odian; Otra cosa es el internet y las redes sociales que les permiten optimizar su desarrollo personal e intelectual, o explotar su lado artístico con cosas como el “Flickr”; Siempre tienen nombres y seudónimos sacados de algún libro o de la última película que vieron que obviamente es de un director súper alternativo o independiente, porque el cine comercial es tonto y obviamente quienes lo ven no escapan a esta condición.


Un verdadero intelectual puede ser cualquiera, como usted o como yo, puede ser que simplemente no nos demos cuenta de la manera en que nos acercamos a veces a esa condición, tal vez sin el molesto “rotulo”, y sé que por ahí hay personas que no están tan obsesionadas con pertenecer, que intentan no vivir apegados a nada, ni ser esclavos de cosa alguna, abiertos a las ideas, sin polaridades innecesarias ni complejos de culpa, tampoco sometidos a ideales superiores o mucho menos ajenas. A veces al intentar ser algo, se pierde la esencia, incluso de aquello que más se anhela. ¿De que sirve leer tanto si nunca se aplica nada?, ¿si todo se queda en un conocimiento ajeno?, ¿si se desconoce el saber básico y se desliga de la experiencia?, ¿si se tiene una preconcepción a todo?, ¿en dónde queda el disfrute?. Quien vive tan preocupado por hacer de su vida algo digno de exaltación casi siempre termina hundiéndose dentro de lo común, rezagado precisamente por el peso de intentar la consecuencia, en vez de vivir bajo preceptos simples, con valores propios, con códigos  sostenibles y bajo algún régimen que no se estandarice, porque mis queridos amigos “intelectuales”, de ustedes hay tantos ya, que cada otro que aparece es un mosco más que se le pega al excremento.

viernes, 17 de septiembre de 2010

Solo ella: Acida. Tata Betancur

Cuando me enteré de nuevo del juego del #bloggersecreto, me pareció interesante, ya una vez lo había jugado y en esa ocasión la iniciativa me permitió conocer a otros bloggers y en particular hacerle un regalo no tan convencional a alguien. Sin embargo esta vez ha sido distinto, ¿por qué?. Simple, ella, la persona que me correspondio es una persona bien distinta a un blogger promedio.

Esta niña primero que todo tiene un estilo bien particular para escribir, en principio, tiene la rabia a flor de piel propia de los años 80 -sin arriesgarme a calcular su edad-, pero es un sentimiento bonito en cierta forma y bien conducido, ella lo ha capitalizado y ha logrado hacer cosas buenas de algo que de otra manera sería desastroso. Me cae bien por eso. Tal vez sea simplemente un prejuicio de mi parte, pero no me parece uno tan malo y sé que si me equivoco, no pasará del regaño.

Escucha música muy buena y estar al pendiente de ella no fue muy difícil al recomendar permanentemente temas a través de la super estación; Confieso que nunca había escuchado esa emisora, pero más de una canción coincidió con mis propios gustos musicales, y en mi pobre intento de endulzada, quise mandarle aunque sea un par de canciones que pudieran gustarle, aunque ya me dira ella si eso último es cierto. Le gusta el futbol, lo cual noté en la epoca del mundial, aunque para esa época, hasta las personas que no gustan de ese deporte -como yo-, lo ven; Sin embargo pues ella desborda pasión y en sus lineas en twitter se notaba, hincha a morir de su verde equipo, siento que podría dar mucho por él.

Me asusta un poco, porque es muy segura de sí misma, con lo cual dificilmente se dejaría de alguien, y ese tipo de seguridad siempre me ha costado trabajo; Ella misma suele ser un poco terca y podría decir que hasta tajante, pero ojo, esto no le resta encanto. Me parecio muy simpatico cuando quiso meterse a la convocatoria de Soho para las twitteras, una iniciativa valiente, y la verdad es que viendo sus fotos, no desmerece el salir en esa revista.

He intentado leer su blog en más de una ocasión, a veces me resulta agradable por lo femenino, por el toque consciente de una mujer que sabe, y quiere; y porque proyecta precisamente esas virtudes que he tratado de señalar anteriormente, me gusta que toque temas que normalmente yo no tocaría, sin tapujos, sin tabues y tratando siempre de poner su particular punto de vista sobre todo. Ella es de esa mujeres que sabe lo que tiene, lo que quiere, y de alguna manera busca coherencia y consecuencia en su vida a través de sus acciones. No la conozco lo suficiente como para arriesgarme a decir más sobre su personalidad, simplemente su forma de escribir -con una excelente y amena redacción- lo lleva a uno a simplemente tomarle gusto a sus palabras, pasa como con Turin, a quien sigo y leo, aunque no siempre comparta lo que escribe.

La verdad me parece que le cuadraba muchisimo el pelo rojo, pero con el mismo negro no se ve nada mal.

Tata, espero perdones la confianza, sé que en más de una ocasión te he molestado en twitter (hasta hemos discutido), porque precisamente soy un caso para tratar a las personas. Disculpa lo pobre del post, estoy seguro que te mereces uno más amplio, pero la verdad no dedique el tiempo que hubiera sido necesario y tal vez suficiente para conocerte e intentar reflejarte con un escrito.

Invito a todos y todas a leer a esta mujer, en su blog, y en twitter;  Se que tambien escribe en una revista digital, pero no fui capaz de encontrarla de nuevo, y en este computador no está. Leanla, puede terminar cayendoles muy bien.

Una mujer totalmente multidimensional, con todo para ser una buena amiga, madre, esposa y cualquier otra cosa que se proponga; Feliz día del amor y la amistad, aunque sé que uno no necesita excusas para darle un regalo a alguien como tú, es bueno saber que existes y ojalá sigas regalando esos buenos escritos que me gustan mucho.

lunes, 6 de septiembre de 2010

El Amor en los Tiempos del Facebook

Imagen tomada de: https://pixabay.com/es/ojo-facebook-detalle-macro-la-cara-1553789/
El facebook es una revolución, eso no se puede negar, pasó de ser el intento de un nerd por contactarse con sus amigos a través de la red de su universidad, a ser el fenómeno más grande y popular de internet. La novedad consistió en darle a los usuarios la posibilidad de compartir gustos, intereses, juegos, y por supuesto la de estar al corriente de sus conocidos y contactos de antaño, solo con una forma común de contacto como es el correo electrónico. Este nuevo horizonte ha mostrado que las relaciones virtuales afectan a las reales; eso se nota en facebook cada vez que uno ve fotos de perfil en las cuales el dueño de esa muestra irreal de personalidad comparte protagonismo con su conquista del momento, su chica/chico querida, o simplemente con su novia/novio, el amor de su vida o cualquier otro u otra que según la conveniencia de tiempo/espacio, sea necesario mostrar. Esto ha causado que las mecánicas del amor -o las relaciones- hayan sido modificadas a cuenta de esta red social; la sobreexposición entonces de la vida personal solo causa problemas, la mayoría relativos a la confianza, y a muchas cosas frágiles en una relación, que las personas no pueden aguantar; menos a causa de aquellos otros que se ven movidos –por una curiosidad morbosa- a inmiscuirse en las vidas ajenas, a detallar aquellas otras vivencias que muy seguramente ni siquiera les son cercanas, pero que por la comodidad de la herramienta, se les ponen encima como algo casi que inevitable. Practicamente todo lo que se lea está sujeto a interpretación -he ahí el chiste de la literatura-, y a la final el internet está compuesto de palabras, lo que en principio es el problema de  la literaridad de las muestras de afecto. No nos digamos mentiras, no hay emoticon que reemplace algunas emociones humanas (enteramente) y los que crean que sí, están muy limitados en su capacidad de expresión, su alma está condicionada a 64 bits.

Cuando se habla de nerds, debería ponerse ese “amigos” mencionado en un principio siempre entre comillas, pero para efectos de economía no se hará. La persona que se invento esta “herramienta” sí que la supo hacer; Mark Zuckerberg (así se llama el Nerd que inventó el facebook) renovó los intentos anteriores por crear comunidades virtuales, al dar la posibilidad de hacer muchas más cosas que lo que antes permitían sitios como Geocities –una de las primeros intentos de comunidad en internet-, superando la forma en que los blogs hicieron impacto hacia el año 2006 y pasando muy por encima de otras redes como Myspace, Hi5, Sonico y tantas otras que existen.

La semillita del carelibro se ha ido cultivando en casi todas las personas sin reparo de edad o condición social y ha creado toda una cultura detrás de este modelo de negocio que mucha gente no entiende; y es que nada en el mundo es realmente gratis, pese a que nos han vendido la idea de que en internet todas las cosas están dispuestas enteramente para nuestro disfrute; bastante alejado de la verdad, en especial porque cuando compartimos nuestros gustos e intereses, estamos llenando constantemente encuestas de mercadeo y es claro que todo lo que en este sitio ponemos –por las virtudes de la llamada Web 2.0-, termina convirtiéndose en mercancía al mejor postor, esto sin contar con las profundas implicaciones sociales –en términos reales, no virtuales- que tiene la interrelación con otras personas a través de un medio tan confuso y complicado como el que ofrece el computador.

Ya antes podía verse con las salas de chat –caídas hoy totalmente en desuso- que cada cual usaba la herramienta como mejor convenía a sus instintos, perversiones, pasiones y modos; Y es que mucha gente necesita un escape de la realidad, la cual satisface a través del computador, protegido por la complicidad del anonimato, escudado por el silicón y los micro circuitos. Ciertamente más de uno pensará que el ejemplo es exagerado y que con las redes sociales uno se muestra como es, pero habría que ver si es del todo cierto, en especial cuando mucha gente simplemente construye su personalidad como mejor desea que la vea el mundo, a la final es tan solo es una forma de satisfacer el morbo –sabiendo de otros- y la necesidad de mostrarse al mundo, ya que parece un mal de época el querer destacarse -¿exhibicionismo?-.

Cada cual enseña lo que necesita y hace de su vida algo notable al determinar que con "un" alguien tiene una “relación”. En cierta medida eso debe servirle como escudo para que la multitud de galanes –y galanas- virtuales, se haga a un lado y respete la unión de cuentas o la compatibilidad de perfiles [?]. Todo sería perfecto si esto no se prestara constantemente para malos entendidos, para problemas y para peleas; Es horroroso darse cuenta de la injerencia que tiene para muchos esta red social, lo complejo que puede ser la dinámica de enlaces compartidos, de escritos en el muro y por supuesto, de las fotos que "alguien" tiene la indelicadeza de subir, y ese mismo alguien u otro con mayor grado de descaro, tiene a bien “etiquetar”, y tan sorprendente es, que las charlas fuera de los ambientes informáticos, versan casi siempre sobre estos temas y conjugan permanentemente los verbos anteriores.

Este mundo contemporáneo está lleno de etiquetas y es claro que todos deberíamos pertenecer a alguna especie de grupo, si no, tal vez estaremos fuera de los estándares sociales, tachados de desviados o simplemente descastados, lo que nos podría hacer merecedores a un veto que puede afectarnos más que cualquier otra clase de estigma.

Es notable lo mucho que se complican las cosas para muchas personas al recibir atenciones que normalmente pasan desapercibidas en su muro, un lugar complicado en donde se pueden confundir las palabras; y es que antes a uno los amigos le decían cosas que la pareja podía mal entender, pero esta persona no tenía de que preocuparse, pues a su oído nunca llegaban estas misivas peligrosas; Pero ya la cosa se pone muy difícil cuando ese alguien especial tiene acceso a todo lo que a uno pueden llegar a escribirle. Y es que un simple mensaje de cariño puede causar todo un episodio de celos, y realmente he visto casos graves, en especial en relaciones enmarcadas en la distancia. Hay que ver lo difícil que es para algunos llevar un cierto estilo de vida, cuando su existencia está reflejada en este espacio virtual y realmente tienen pocas posibilidades de lograr privacidad –tanto para bien, como para mal-.

En un universo -el internet- donde confluyen múltiples niveles de discurso, diversidad de género, edades, y condición social, es natural que se presenten roces, altercados y verdaderas hecatombes; La intención allí se desdibuja, no tiene sonido, no tiene emoción, no tiene cuerpo, no tiene alma, no tiene nada. En un mundo desnaturalizado, sin arraigo cultural, con fallas profundas en la educación básica -de esa que nos enseña a pensar y a tener “competencias” desde el parvulario-, una herramienta limitada y limitante –eso es el facebook-, no permite que el sujeto vea más allá de sus posibilidades sociales, además, lo condiciona a las que el sistema le ofrece; solo basta fijarse en las limitadísimas opciones de relación que presenta: “Estar en una relación”, “estar comprometido” y “estar casado”; La verdad yo preferiría algo como “felizmente soltero”, “embrujadamente enamorado”, “loco por ella”, o cualquier otra cosa; pero insisto, el sistema es limitante.

No es que muchos detestemos el Facebook –sigue siendo una buena herramienta-, solo es temible y terrible la forma como se usa, y como nos usan los que de él sacan ganancia. Y es que el espectáculo de su vida, la mía, la de sus familiares y conocidos, es solamente un producto, una mercancía, y lo peor una que le puede costar a usted su relación -y el que diga que usa el Facebook sólo para jugar es un gran hipócrita-; A la final se resume en un banquete voyerista de desproporcionadas dimensiones, en donde la entrada, el plato fuerte y hasta el postre, lo pone usted al prestar su vida a intereses ajenos –¿o que beneficio le ha representado últimamente?-.

Un ejemplo crónico de todo lo anterior es el estado de relación, que tal vez no sea cierto, un click y ya se llama la atención de los demás, casi de manera automática, y es que siempre hay alguien -¿conocido?- conectado al Facebook; ¿desde cuándo los asuntos de las relaciones de cada uno le importan -tanto- a los demás?, ¿desde cuándo se les dio derecho a opinar?. La cuestión es que la mayoría de los contactos no son amigos, sino conocidos –o tal vez ni eso-, y es que esta red social le ha quitado el significado a la palabra “amigo”, lo que ha hecho que se formen redes de conocidos con conocidos, que terminan enterándose de todo lo que hacemos por perfiles ajenos; y quien realmente no nos conoce, con buenas o malas intenciones, puede llegar a dañarnos; para lograr una comunicación sana, debe haber claridad emocional, lo cual el internet no permite –no del todo-. Las cosas del corazón son para tratarlas en persona -“face to face”-, el amor solo trabaja bien en un ambiente 1.0 -o vida real análoga-. ¿Se han puesto a pensar todo el tiempo que pierden mirando fotos, perfiles, eventos, y cambios de estado en el Facebook de su novio/novia?, en lugar de simplemente estar con él/ella;

Sería bueno cerrar el computador, o mejor el Facebook (porque al cerrar el computador pueden perderse de leer algo medianamente decente, aunque nada reemplaza un buen libro.); Salgan, diviértanse, disfruten y verán que eventualmente compartirán su vida sólo con aquellas personas con las que de verdad así lo desean, a las que de verdad les importan. Recuerden que antes de ponerse de moda -y dar plata-, el internet, los medios y salas de chat, y por supuesto las redes sociales, eran territorio exclusivo de nerds, geeks y desadaptados sociales. ¿En qué momento empezó a ser tan “cool” quedarse detrás de un computador, y dejar la vida social real atrás?
--------------------------------------------------------------------------------------------------------------
(Las imágenes originales fueron removidas de los servidores. La primera imagen salio de acáLa segunda imagen fue tomada de aquí)

lunes, 16 de agosto de 2010

Sin computador

Es bastante complicado eso de no tener computador, ya me paso una vez, pero no fue por muchos dias y a la final me las pude arreglar.

Esta vez ha sido más difícil, en especial porque no tengo la seguridad financiera suficiente para hacerme prontamente a otro. En fin, quise intentar con el pequeño aparatejo y al parecer funciona.

Este post es pura protesta, ya vendrá una mejor entrada. Prometido.

domingo, 8 de agosto de 2010

Presente

Es muy duro a veces darse cuenta de las cosas, claro está que también es duro no darse cuenta. Estar cegado por las circunstancias o por las situaciones; A veces a uno le cuesta asumir su rol en el mundo o simplemente darse cuenta de que frente a algunas cosas, es mejor hacer nada. Hacer nada es algo que a mí siempre se me ha dado con facilidad, recuerdo muchas noches de soledad en las cuales solo he dado cabida a mis propios pensamientos. Las especulaciones de este sitio y muchos de mis escritos han nacido precisamente de la necesidad de hacer nada, lo cual no es como muchos podrían pensar, perder el tiempo; En definitiva tal cosa no es posible y tan solo es un cuento que nos han metido en aras de la productividad, sin embargo, un espíritu tranquilo y sosegado es mucho más capaz de producir que aquel que se encuentra agobiado, bien por lo acaecido, o simplemente por aquello que viene; De una u otra manera, nuestro pensamiento está regido por los momentos presentes, atormentado por el pasado y de cierta manera atado al futuro, como si la realidad no pudiera mantenerse estable y si tuviéramos que depender de toda suerte de conjeturas –ilusiones- de momentos y situaciones que ni siquiera han pasado.

Nos preparamos toda la vida precisamente para el horizonte, muchas veces descuidando el curso presente de nuestras vidas y es que como cuesta vivir el ahora. Tal vez sea porque el ahora está irremediablemente afectando siempre ese futuro, ese porvenir etéreo que siempre se vislumbra de una manera ideal en nuestras cabezas, pero que a la hora de encontrarse el hecho con la ilusión, resulta casi siempre en algo nefasto.

Me siento sin fuerzas para continuar con esta reflexión, porque me da muy duro el presente, porque lo vivo con mucha fuerza, hace rato que le perdí la fe al futuro, que dejé de sentirlo como algo cierto, más cuando la vida me ha demostrado que en cualquier momento puedo irme de este mundo y tan solo van a quedar estos escritos como recuerdo de mi paso por él.

Ella me regaña por mi actitud negativa, sin embargo parece desconocer que siempre he sido una persona dada a la realidad de las cosas y que prefiero no esperar nada de nada –ni de nadie-, con el fin de no decepcionarme o para poder sorprenderme aún frente a las cosas buenas. La vida está llena de amargos momentos, de sitios y personas desagradables, pero también de gratas sorpresas y aunque a veces no lo entendamos, de momentos de tranquilidad, de paz y de felicidad.

Creo que dejaré por un tiempo de vivir el presente y me ocuparé del futuro, de muchas cosas que debo hacer por mí y solo para mí. No espero que nadie me entienda como tal, pero si les debo decir que lo ideal es encontrar un equilibrio, el del ser con el deber ser; El del ser con el deber ser. Puede que la vida no siempre sea justa, pero nosotros no tenemos por qué jugar a ello y comportarnos como se supone es lo que vivimos, siendo que deberíamos controlar y hacer nuestra vida y no que la misma nos forje a nosotros.

Somos más de lo que hacemos, más de lo que vivimos; Porque también somos lo que pensamos, soñamos e incluso todo lo que dejamos a un lado, dejar de hacer y dejar de ser; Muchas decisiones que llevan una tras otra, tanto a vivir cada día más, y como espero pronto, mucho mejor. 

jueves, 5 de agosto de 2010

Mas de 1000

A mí en verdad me gusta el cine –y mucho-; Es la hora en la que no sé en realidad por qué se denomina séptimo arte, no tengo idea de cuáles serán los otros seis, aunque se me ocurren muchas cosas. Siempre me ha gustado contar historias y por supuesto desde siempre me ha gustado que me las cuenten. Yo tengo una manera bien particular de ver el cine; Trato de ser crítico, pero no criticón, y de pasar un rato ameno, así el material del que dispongo (la película en sí), no sea lo mejor.

Hace un par de semanas se me ocurrió que era probable que en toda mi vida (no tengo más de 30 años), hubiera visto más de 1000 películas; Entonces, me puse en la tarea de listar aquellas películas de las cuales me acordara, a ver si llegaba a este número; Yo no estaba ni un poco enterado, pero en un año perfectamente la industria del cine saca al mercado al menos unas 400 películas (tal  vez más, es que este no es un artículo periodístico, ¿ok?). Claro está que uno no asiste todas esas veces a cine, ni ve todas esas “obras”, porque a la final no todas son buenas.

El cine comercial y en ingles la tienen fácil, se vende solos, a través de todos los medios; Y muchas veces a uno lo antoja sin remedio, y es que en ocasiones los “trailers” o “teasers” son algo que lo deja a uno muy picado –antojado- de una película, pero a la hora de verla, puede ser una completa desilusión. En cambio el cine “independiente”, el de países alejados de la industria multimillonaria de Hollywood, definitivamente la tiene más complicada; Es por eso que de mi parte, no he visto tantas películas buenas como debería, aunque confieso que hallo placer en el mal cine, en el patético, siempre y cuando llegue a ser aunque sea en parte divertido; La finalidad de toda película debería ser simplemente ese, el de divertir; Veo con asombro como muchas personas se enfrascan en luchas contra la producción de las películas; Y es que hasta les molesta que se hagan cierto tipo de obras, como si fuera algo personal. Muchas personas en su afán de capturar el sentido de una historia, se pierden en detalles técnicos y estéticos ambiguos e innecesarios, esperan demasiado de gran parte de las películas y después –como es obvio- salen lanza en ristre a juzgar y por sobre todo a demostrar su amplia cultura y capacidad de crítica.

En fin, a mi me gustan mucho todo tipo de películas; Tengo especial fascinación por las obras de ciencia ficción, me encantan también aquellas películas sangrientas y macabras; Soy aficionado a los zombis, así como a los vampiros y hasta donde se puede, adoro las películas de artes marciales. Pero no dejan de gustarme los dramas, las comedias; Y muchas películas las he visto, solamente porque escucho –o leo- que para alguien más, tal o cual muestra de cine, es mala.

A continuación dejo una lista de las películas que me he visto en toda la vida, si usted se ha visto más, lo felicito, si cree que ahí hay mucha película mala, pues estoy de acuerdo; Si tiene algo que sugerirme para ver, no dude en hacerlo; En fin, la idea es que esto sirva para algo. Por cierto, yo he visto más de 1100 películas en mi vida, ¿y usted?

Nota al margen: Debo decir que hay mucha película que no puse porque no recuerdo como se llama, en mi lista faltan por ejemplo esa cantidad de películas de navidad y de semana santa que no tuve paciencia para buscar; Lo de buscar fue más o menos fácil gracias al IMDB, que espero sepan que existe. Yo no hago críticas de las películas que me veo, pero ganas no me faltan. Si quiere ver algo como eso, vaya a este Blog.




miércoles, 28 de julio de 2010

Noche

Antes todo pasaba al contrario (viceversa y Vis-conversa). Recuerdo que en una época simplemente me conectaba, ponía el editor del blogger y después de un rato, largo o no tanto, tenía un post; Era una cosa que me parecía espectacular, que simplemente las ideas salieran y se plasmaran en líneas a través del computador; Recuerdo que en esa época tenía otro tiesto (y sí, es que mis computadores siempre han estado quedados de una u otra manera o les ha faltado algo, siempre relegados de una u otra manera). El caso es que en esa época nombre “Especulando” al blog, porque simplemente yo escribía lo que me pasaba por la cabeza, sin detenerme a examinarlo demasiado, sin hacerle ningún tipo de corrección de estilo y sin preocuparme incluso por quien lo leyera o dejara de hacerlo (fue posteriormente que fui empujado al lado oscuro blogger y empecé a preocuparme por visitas, comentarios y otras cosas).

No me acuerdo muy bien, pero creo que empecé con una plantilla en negro y con un diseño a la mala del cabezote, en ese tiempo no recuerdo si tenía o no el nombre de ahora o como era en realidad el encabezado; En esa época era el furor de los blogs, por lo que fue muy fácil atraer lectores, era solo cuestión de ubicar otros blogs, leerlos, comentarlos y también dejar mensajes en las cajitas (c-box, cosa que cayó en desuso, por eso quité la mía).

La mayoría de veces empezaba con un suceso diario y luego de pensarlo –realmente poco-, terminaba haciendo un post, con títulos como “Mucha Luz”, o “El tinto que se quemó”; Creo que en un principio mi deseo era hacer una especie de diario, ejercicio que he intentado, pero que termina aburriéndome, pese a que escribir me gusta mucho, pero mi vida no es necesariamente entretenida y muchas veces mis sucesos dramáticos me producen doble drama al volverlos a leer y por supuesto al haberlos escrito.

Hoy en la noche sentí la necesidad de escribir algo, la verdad no sé por qué terminé escribiendo de estos temas, o en realidad que es lo que pasa por mi cabeza, son tantas cosas y a la vez ninguna; Estoy escribiendo otro tipo de entradas, buscando proyectos para mi vida, tratando de ocupar mi mente y mi ingenio en pensamientos distintos, en latitudes diferentes, en conspiraciones únicas pero que me permitan salir de la rutina; Encontrar otra rutina tal vez, aunque está visto que a mí esa cosa no me funciona y en el exterior cambio tanto, que a veces pareciera que no me adapto a nada, siendo todo lo contrario.

Seguiré viendo mi película.

martes, 20 de julio de 2010

Bis Centenario

Bis, bis, bis; En este país todo se repite, y esto seguirá siendo así, mientras tengamos la manía de contarlo todo y de sumergirnos en la nostalgia con ánimo festivo. He leído hoy varios comentarios e incluso entradas sobre esta cosa del bicentenario de la independencia, aunque para una mayor precisión histórica debería decirse del grito de independencia, primer esbozo de la búsqueda de libertad, que no se concretaría si no hasta el 7 de agosto de 1819, con lo cual faltarían 9 años para el bicentenario de la liberación; Sin embargo debo decir que este país tiene una afán intenso –e inmenso- por la celebración, así que cualquier cosa es excusa; Este es el pueblo más necesitado de diversión posible porque al parecer aunque vive a punta de payasadas y de situaciones absurdas y ridículas, cada día está pidiendo más “diversión” y de una u otra forma, cada ciudadano siente como retribución lógica a su cotidianidad el hecho de divertirse, si no, “¿para que trabajamos?”.

El ánimo festivo de nuestro pueblo está presente en todo lo que hacemos, es por eso que siempre se está buscando el día feriado para el paseo, el día antes de descansar para la rumba y definitivamente cualquier cosa es excusa para beber. Sonaré al más aburrido del planeta, pero siempre me he cuestionado los motivos de las cosas y muchas veces también caigo en la necesidad de encontrar excusas para celebrar o departir y lo cierto es que las hay, pero algunas cosas como la de hoy, en definitiva no deberían ser celebradas.

¿Por qué?. Porque este pueblo nunca fue liberado del todo, porque lo que se buscó fue una independencia económica momentánea en un momento histórico en que las colonias perdían poder como modo de explotación y de sustento económico; Era el tiempo de cambiar las formas de dominación, y eso aunque suene raro, era un menester de los dominadores; La libertad ondeaba como concepto en las cabezas de muchas personas y al pueblo debe dársele lo que quiere, en este caso libertad, para escoger a sus nuevos verdugos, libertad para entregar su fuerza de trabajo a los nuevos explotadores que dejarían de ser simplemente los gobiernos extranjeros, para empezar a ser los grandes capitales en cabeza de aquellos que antaño se beneficiaron de los modelos de producción de la realeza, así como de todo el sistema de colonia y castas. A estos países bolivarianos se les encargo un destino atado a una suerte común y simple, el de estabilizarse políticamente para ser mejores súbditos, para seguir de una u otra manera dependiendo de otros.

Yo me pregunto. ¿Cuál libertad?; ¿Dónde está la unidad nacional?; Acaso el sentido de comunidad y posteriormente de pueblo, ¿nos caló de alguna manera? Somos tan diferentes unos con otros que nuestros pobres símbolos de unión no alcanzan para lograr que cada cual se sienta tan colombiano como siente al otro, y es que el Bolívar lleva a cuestas mucha responsabilidad al pretender hacer que nos unamos en torno a él; Unos colores patrios que solo sirven para enriquecer a las federaciones de deportes, y eso que ya no se puede colaborar a las franquicias del futbol, porque los pobres compatriotas que nos “representan” no dan la talla; El poco sentido de patria de este pueblo que solo ha sido aprovechado por los gobernantes de turno que explotan el reducido sentimiento de los habitantes de este territorio para elaborar complicados estratagemas de poder que mantengan a la elite en la cima de la cadena de distribución y en donde las banderitas y los escudos los pobres las exhiben pero no las entienden.

No hay que celebrar, podría uno unirse al clamor popular, salir a la calle a sacar pecho por los héroes de la patria que no son más que colombianos que llevados por la necesidad, arriesgan sus vidas por la estabilidad de uno de los únicos empleos en donde no les dan un contrato a termino fijo inferior a un mes con periodo de prueba de 20 días, o un contrato de prestación de servicios en donde tienen que cumplir con horario de oficina, sumándose a las filas del estado, peleando una guerra injusta en un país injusto, dentro de un mundo injusto que juega con los conceptos como el de libertad, en donde cada cual puede celebrar –sin embargo- a su gusto, a la final tiene la libertad de hacerlo. ¿No?

La Imagen fue Tomada de Aquí.

lunes, 12 de julio de 2010

El ¿por qué? de Theraq

Mi nombre virtual, apodo, nickname, lo tomé de un juego de rol que trata sobre un universo oscuro; Sobre un mundo paralelo en donde la maldad aflora y existen criaturas de la noche que hacen de las suyas en luchas de poder que se originaron en los principios del tiempo, con entidades poderosas y muy diferentes a las deidades de los cuentos de religión. Ese mundo se llama el mundo oscuro, o world of darkness y en ella habitan vampiros, hombres lobo, espíritus, seres humanos y muchas otras criaturas; De los mitos de los vampiros y su origen, dentro de los clanes existen aquellos que sirven a los demonios antiguos, uno de ellos Baal, de ahí que se denominen Baali.

"El Origen de los Baali

Al Principio fue Cain.

Y Caín erró por la Tierra de Nod, estando solo en su dolor. Después de una edad, Caín volvió a los hijos de Seth, para terminar con su exilio.

Todo aquel que le vió quedó fascinado por su poder, porque ellos veían su condición pero no comprendían su significado. Lo acogieron y nombraron gobernante de la primera ciudad, y ellos fueron sus leales subditos.

Pero a pesar de esto, Caín seguía solo. Era diferente a todos los de la ciudad. Era un dios para los hombres, el poder rodeado de la pasividad. Gobernó sabiamente y con justicia, erigiéndose como protector de la Primera Ciudad y guardián de su gente. Pese a ser honrado y respetado, también era temido, y la gente no entendía su dolor.

Y esta oscuridad que yacía dentro de Caín empezó a crecer. Prohibió honrar al Único. Se reveló en su oscuridad, ignorando la restricción que había impuesto él mismo. Su hambre creció, y la sangre de sus súbditos lo inundó todo en orgías para saciar su ansia. Su gente comenzó a temerle, y sus oraciones a él cesaron, pues no querían atraer la atención de su dios loco.

La soledad de Caín crecía.

Dedicandose a artes oscuras y prohibidas, Caín se topó con la respuesta a su dilema.

La solución apareció ante él una noche mientras invocaba demonios. Nn'theraq'pss, un gran visir del infierno, apareció ante él y ofreció a Caín la sabiduría secreta que necesitaba para acabar con su soledad.

"¿Qué pedirías a cambio?" preguntó Cain. "Se por mis estudios que los que son como tú no hacen nada a cambio de nada."

"No gran cosa," contestó Nn'theraq'pss "No deseo tu alma, puesto que no posees una." El corazón de Caín se endureció con estas palabras.

"En lugar de eso, todo lo que pido es que una parte de tus hijos sean mis sacerdotes, como lo son los Levitas a los Hijos de Israel. Quiero ser honrado en la Tierra, como una parodia del Unico."

Y Caín estuvo de acuerdo.

Seis noches después, los secretos del Abrazo fueron revelados a Caín. Y la séptima noche, la noche en la que Caín iba a engendrar su primera progenie, un angel apareció ante él. Uriel, arcángel de la Muerte, habló y le dijo:

"Caín, pese a lo poderoso que seas, y señalado por la marca de Dios, debes saber esto: Que cualquier chiquillo que tu hagas portará tu maldición, que toda tu progenie errará siempre por la Tierra de Nod, y temerán la llama y el sol, bebiendo tan solo sangre y comiendo tan solo cenizas. Y como portarán la semilla de la envidia de su padre, ellos siempre conspirarán y lucharán entre ellos. No maldigas a los nietos de Adan que sólo buscan andar por el camino correcto. Caín, no realices el Abrazo!"

Pero Caín no escuchó estas palabras de Dios, y esa noche creó su primer chiquillo, Enoch. Caín hizo a Enoch gobernador de la Primera Ciudad, y disfrutó de la compañía de su chiquillo, regocijándose en el placer de haberlo conseguido.

Pero Enoch estaba solo, e imploró a Caín un hermano y una hermana, y Caín creó a Zillah e Irad, y Zillah e Irad crearon su propia progenie.

Y Caín vió la ciudad que él había creado por el bien de la descendencia de Seth, y vió con sus ojos renovados como la maldad y la decadencia se habían expandido en ella. Y por primera vez, Caín se sintió culpable de lo que había hecho.

El gran Diluvio vino, y Caín pensó que era un castigo del Único por lo que él había hecho. Así que Caín comenzó a errar de nuevo por la Tierra de Nod, dejando a su descendencia cuidarse de si mismos, con la firme promesa de que no crearían más de su estirpe.

Enoch siguió a Caín, suplicándole que volviera, pero sus súplicas caían en oidos sordos. Enoch volvió con su hermano y hermana, quienes pensaron crear una Segunda Ciudad.

Pero Enoch se seguía sintiendo solo, pues no deseaba la compañía de sus hermanos y echaba de menos a su padre. Abrazó a dos gemelos, un hermano y una hermana, y sus nombres fueron Arikel y Malkav. Y Enoch se sintió contento de lo que había hecho, pues Arikel era una escultora y Malkav un creador.

Los años pasaron y el gozo de Enoch se fue desvaneciendo. Veía a su progenie cayendo en el mal y la decadencia, como habían hecho él y sus hermanos, y comprendió cual había sido la caída de Caín. Buscando respuestas a su propia existencia, dejó a sus vástagos y siguió las huellas de su padre, caminando sin rumbo por la Tierra de Nod. Y fue en la Tierra de Nod donde Enoch cometió su error más grande, el que completó el contrato que su padre había hecho años atrás.

En su debilidad, Enoch hizo lo que se aseguró que nunca mas iba a hacer.

Largo había sido el camino que él había recorrido por las áridas planicies de la Tierra de Nod, huyendo de los rayos del sol como los otros reptiles, escondiendose profundamente en la tierra hasta la noche. Por largo tiempo subsistió solo con la sangre de los animales que encontraba, porque había jurado que nunca más consumiría la sangre de los descendientes de Seth.

Pero sus largos años en el desierto fueron su perdición, pues su ansia era mayor cuanto más la negaba. Y así ocurrió que, durante el transcurso de su camino, encontró un mortal sentado junto a un oasis. Y el hambre de Enoch le asaltó, como una tromba, y fue impulsado por el ansia, atacando al mortal y sorbiendo el líquido de la vida hasta que la última gota relucía en sus labios. Y mientras el hambre era saciado, Enoch vió por primera vez la cara de este hombre.

Era una cara amable, llena de compasión y sensibilidad. Y Enoch sintió una gran vergüenza por lo que había hecho, y en su debilidad compartió su sangre con su vícitma, e hizo de él su chiquillo, y de este modo es como Enoch engendró a Saulot.

Enoch pasó una edad con Saulot, hablando de multitud de cosas no como un padre hablaría a su hijo sino como un hermano hablaría a otro. Saulot era un hombre de conocimiento, aprendizaje y poseía una sabiduría superior a su edad. Él fue un gran bálsamo para Enoch, hasta que la Bestia que yacía en su interior comenzó a despertar.

Entonces, Enoch cayó en la desesperación. Saulot, su mas grande chiquillo, Saulot, el más humano de los de su clase, Saulot, el que Enoch había elegido para ser su sucesor. Saulot, la Bestia. Y en su desespero, Enoch huyo de nuevo hacia la Tierra de Nod, para no volver nunca.

Saulot creó muchos chiquillos en ausencia de su Sire. Aquellos que eligió a su imagen y semejanza, eran escolanos, filósofos y sacerdotes, y pese a que eran todos hermanos, comenzaron a luchar entre sí. Esto entristeció a Saulot, que se dio cuenta del dolor y el daño que habían causado sus acciones. Y como su Sire, y Caín antes que él, Saulot huyó hacia el este, a la Tierra de Nod, para encontrar un sentido a su vida.

Allí, en la Tierra de Nod, Saulot cambió. Se arrepintió de sus acciones y decidió cambiar por bien lo que había hecho mal. Deseaba perdón para sus acciones, una forma de conquistar la Bestia. Mientras dormía, un angel del Señor se le apareció. "Saulot", dijo, "Tú, despojado de toda tu progenie has pedido clemencia. Debes saber que el Señor es un Dios justo, y que con tu súplica tu perdon está garantizado. Vuelve a tu gente, y predica la doctrina de la salvación, que aquellos que busquen la Golconda la encontrarán". Saulot despertó, y llamó al lugar donde había estado durmiendo Golconda. Volvió entonces al lugar donde residía su progenie, para poder así hablarles de su mensaje de paz, y de la marca que le había sido impuesta como signo de su perdón. Un tercer ojo había aparecido en su frente mientras dormía, confirmando así su redención.

Aquellos a los que abrazó Saulot eran aquellos cuyas vidas estaban llenas de pecado y depredación. Abrazándoles, su naturaleza destructiva fue puesta en atención de sus almas para que pudieran ser redimidos. Saulot redimió a muchos en sus viajes.

Sin embargo, el error más grande de Saulot lo cometió mucho antes de su redención. Su primer chiquillo nunca buscó la redención que él ofrecía, y rechazó el perdón ofrecido por el Único. En lugar de eso, maldijo al Único por la marca que habia sido impuesta sobre los de su clase, y conspiró junto a los poderes infernales.

Así comenzaron los Baali, los más malvados entre la estirpe de Caín, la semilla maldita de Enoch, el sello del contrato realizado tiempo atrás.
Extracto del Libro de Nod.
Tal y como es relatado a todos los Salubri tras su Abrazo.


El inicio del Clan.

La historia "moderna" de los Baali comienza miles de años atrás, cuando Saulot abrazó a su primer chiquillo. Su nombre era Shaitan, y era un filósofo como Saulot, pese a su punto de vista oscuro y pesimista en contraposición con el de Saulot, lleno de esperanza. Shaitan fue abrazado en gran parte por la misma razón que llevó a Enoch a abrazar a Saulot, quería alguien con quien hablar, un compañero para las eternas noches. Sus personalidades contrapuestas espolearon encarnizados debates, algunos de los cuales acabaron con el perdedor, incapaz de rebatir algún supuesto con una teoría filosófica, corriendo bajo la noche presa del frenesí.

Ambos eran muy inteligentes y, lo más importante, muy testarudos. Ninguno cedía ni un poco. De todas formas, la constante detección de los fallos del universo por parte de Shaitan comenzó a hacerle saltar dudas sobre la visión de Saulot. Mientras éste veía el vampirismo como otro mero obstáculo en la carrera del hombre hacia la perfección, Shaitan lo consideraba a la vez como un regalo y una maldición. Su punto principal, reiterado durante centenares de años, era este: Dios volvió a Cain un vampiro como castigo, y ese castigo fue extendido a traves de incontables años y generaciones. ¿Por qué Dios haría esto a Caín? La respuesta era seductoramente simple.

Dios temía a Caín. Es la única respuesta. Caín fue el primero en mostrar creatividad e inteligencia. Adan y Eva eran poco menos que animales, necesitaron un empujon de la serpiente para rebelarse, e incluso entonces no sabían por qué lo habían hecho. Pero Caín, Caín SABIA lo que hacía, y lo hizo por él mismo. Mostró un pensamiento independiente, no una estúpida y animal obediencia como Adan, o la fácil culpabilidad de Eva. Fue el primero en desafiar a Dios en su propio juego. Y Dios no se enfrentaría a él, temeroso de lo que pudiera pasar. Caín fue maldito. Una maldición poderosa para un hombre poderoso.

Shaitan razonó que él no aceptaría su maldicion como una dócil vaca, tal y como hicieron Saulot y los otros. Si tenía que ser maldito, se aprovecharía de esa maldición, usando todos los poderes que arbitrariamente iban con ella. Él llevaría su venganza hasta Dios.

Shaitan tenía una lengua venenosa y un pico de oro, y con esta filosofía llevó a muchos de los chiquillos de Saulot a pensar como él. La discrepancia entre Sire y Chiquillo creció. Shaitan y sus doce discípulos comenzaron a disputar el control de la ciudad mesopotámica de Kala-At-Sherghat a su legítimos gobernantes, y utilizaron la ciudad y sus habitantes para sus propios fines. Los humanos eran inferiores, decían, y al ser de su propiedad podían hacer con ellos lo que quisieran. ¿No fue bueno para Abel el sacrificar su cordero a Dios? Si los humanos mandaban sobre los animales, y estaban puestos por encima de estos, entonces los vampiros estaban por encima de los humanos por mandato del mismo Dios. El rebaño era suyo para enaltecerlo o aplastarlo.

Saulot sollozó con esto, viendo toda la maldad y desesperación que había engendrado tras el erróneo abrazo de Shaitan. Dejó su casa para errar por la Tierra de Nod como su Sire y el Sire de su Sire. Allí Saulot fue el primer vampiro en alcanzar la redención.

Shaitan y sus seguidores transformaron Kala-At-Sherghat en un nido de desesperación, odio y dolor. Allí, en los escombros que una vez fueron una gran ciudad, Nn'theraq'pss se apareció a Shaitan.

Nn'theraq'pss aprobó la filosofía y métodos de Shaitan, y le ofreció lo que más deseaba: poder. Bastante poder como para derribar al Altísimo. Todo lo que se necesitaba era eterna servidumbre y la corrupta y negra alma de Shaitan. Shaitan aceptó instantaneamente.

Bajo la guia de Nn'theraq'pss, verdadero nombre del demonio Baal, el imperio oscuro de Shaitan floreció. Naciones enteras fueron conquistadas en espacio de una noche, y sus habitantes ofrecidos para calmar el ansia del Señor Oscuro. Con la tutela de Baal, Shaitan desarrolló la disciplina de Daimonion y la Taumaturgia Oscura, refinando su filosofía que llegó a convertirse en la Senda de las Revelaciones Perversas.

Sin embargo, en el culmen de su poder, sobrevino el desastre. La guerra civil sacudió la Segunda Ciudad, mientras todos los de 3ª y 4ª generación se rebelaron contra la 2ª. Zillah e Irad fueron destruidos, Brujah fue diablerizado por Troile, su chiquillo. Pero fueron casi victorias pírricas, pues la Segunda Ciudad fue arrasada. Hambrientos y deshauciados, la progenie superviviente emigró hacia el gran imperio que se erigía en el este, el imperio de Shaitan.

Shaitan no les dio la bienvenida a su reino, y destruyó a todos cuantos pudo encontrar. Enfurecidos por el rechazo de uno de su propia especie, los líderes de los clanes se unieron por segunda y Última vez en la historia. Destruyeron las legiones de Shaitan como el fuego arrasa una pradera, asediaron los muros y derruyeron las grandes torres de la ciudad, en una noche la ciudad de Kala-At-Sherghat era pasto de las llamas.

Los Baali fueron facilmente derrotados. Eran sólo trece, y habían tenido la ciudad tanto en sus manos que rechazaron el abrazar nueva progenie, temerosos de que alguien amenazara su poder. Aquellos que habían sido abrazados lo fueron como víctimas, un gran sacrificio a su turbado maestro, y ritualmente despedazados para ofrecer la sangre de su corazón. A la vez, su limitada visión de la guerra y su condicion sacerdotal les hacía presa fácil de las máquinas Brujahs, Assamitas y Gangrel. Todos fueron destruidos, salvo uno.

Shaitan escapó de la carnicería debido a su inquebrantable lealtad a Baal. Avisado del inminente ataque, dejó la ciudad bajo el manto de la luz del sol dos días antes del asalto a la ciudad. Solo él fue avisado, sólo él fue de valía para sobrevivir. Toda su progenie era debil y no servía a su señor Baal con toda su alma. Ellos merecían morir.

Shaitan aún viajó al este, donde llegó a gobernar las tribus indígenas de América Central, bajo el nombre de Huitzilopoctli. Ver "El Factor Caos" para más info sobre sus actividades alli.



La Edad Moderna.

Con la partida de Shaitan hacia un lugar desconocido, después de la caída de Kala-At-Sherghat, él fue incluido en la relación de los muertos y olvidados. La ciudad fue reconstruida y su pasado demoníaco fue llevado junto aquellos que alcanzaron la Muerte Definitiva. ¿O no?

No. Poco más tarde de abandonar la Ciudad Maldita, Shaitan abrazó a los leales ghouls que hicieron su escapada posible. Sirviendo a sus sirvientes y asistentes, ellos habían aprendido las artes de los Baali tan bien, o mejor, que la progenie de Shaitan. Antes de su arduo viaje al Nuevo Mundo, donde Baal lo guió, Shaitan dio a sus cachorros una mision final:

Hacedles pagar por todo.

Y así, los Baali de 5ª generación poco a poco fueron retornando a Kala-At-Sherghat, como descendientes de Saulot. Llegaban solos, poco a poco a través de los años. Usando su conocimiento de la ciudad, encontraron los escondrijos donde Shaitan había escondido todo lo de valor que no podía llevar con él. Mientras llegaban, la corrupción comenzó.

Fue entonces cuando Saulot volvió de la Tierra de Nod. Había encontrado la redención en un lugar llamado Golconda, dijo. La salvación podía ser alcanzada por todos los vampiros, si la buscaban con sinceridad. El perdón de Dios podía ser suyo. Él era un profeta y un curandero, por obra de un tercer ojo que había aparecido en su frente, con el que había aparejada la capacidad de curar, ya no solo el cuerpo y la mente, sino también el alma, incluso la de un vampiro.

Saulot reunió un grupo de seguidores que creían en sus enseñanzas. Muchos de ellos eran aquellos Wassail que habian sido curados, salvados de la Bestia. Incluso se rumoreó que Saulot reconstruyó la cara de un repugnante Nosferatu. Solo abrazó unos pocos, y eran casi abrazos de piedad, a aquellos que consideraban su vida un maleficio en vez de una bendición, aquellos que no podían llevar una vida normal, aquellos que deseaban la capacidad de ayudar a los demás. Sus discipulos lo trataban con deferencia, y aquellos que le seguían, fueran o no su progenie, lo consideraban Sire. Colectivamente se les conocía como los Salubri.

Los Baali inmediatamente le vieron como un obstáculo. Haciéndose pasar por Salubri, cometieron atrocidades en su nombre. Por cada acto de Saulot, los Baali cometían tres, tal fue la destrucción que causaron que los salubri fueron expulsados de la ciudad bajo una Caza de Sangre. Saulot fue perseguido como un criminal, y sus seguidores fueron cazados allá donde fueron. Solo aquellos a los que Saulot rescató le siguieron.

Cumplido su trabajo, los Baali se dispersaron por el mundo. Pero al condenar a Saulot se descubrieron como lo que eran. Así, se escondieron de la sociedad vampírica, corrompiendo a aquellos a los que podían. La línea de sangre fue olvidada hasta 1640.

El Renacimiento acababa de concluir, y Europa estaba empezando a aceptar todo lo que había pasado como parte de su existencia. El estudio de textos arcanos y antiguos se comenzó a extender por las academias y escuelas, y se establecieron algunas organizaciones ocultistas, como la Orden del Amanecer Dorado de John Dee. Fue al final de esta era cuando el principal trabajo de los Baali fue creado, un sumario perfecto de todo lo que apreciaban y en lo que creían. Ironicamente no lo escribieron los Baali.

El Tomo Delicado de las Sombras Brillantes, como fue llamado, fue escrito por un escolano Brujah cuya obsesión por lo oculto rivalizaba la de los Tremere, el clan que sustituyó a los Salubri, a través de la diablerie de Saulot. En el curso de sus estudios, investigó algunos de los trabajos de Shaitan. Con conocimiento voraz, lo estudió todo compulsivamente y se volvió loco. Una vez así, con su mente liberada de los límites de la realidad, lo vio todo claro. Su personalidad se fragmentó y adoptó una identidad femenina. Llamandose a sí misma Hecate, escribió el Tomo Delicado, una obra que se convertiría en la Biblia Baali. Algunos fragmentos:

"Dentro -- dentro -- A la carne del asunto, o mejor, a los gusanos del asunto -- a la fuente de vida podrida y tan rota como sucia..."

"Tanta hipocresía, tal absurdo de bocas pastosas. Nuestra raza está destinada a dominar nuestro mundo, a traer la naturaleza a nuestra voluntad. Podemos y debemos -- porque es expandir nuestro potencial -- aunque los demonios manden y el cielo se estremezca"

"Sí, seguimos haciendo distinciones y falsas comparaciones, diciendo "sí, esta es la parte de la naturaleza que tú debes dominar, pero es sagrada y está vedada para nosotros". Absurdo, hipócrita, falso, no está aparte -- mira, mira como mi Arte alcanza esa parte, hace mundano lo trascendente -- y "sagrado" es solo una palabra en tu boca, y solo real en tu mente"

"Sucio! Sucio! Imploran. Blasfemia!, Blasfemia!"

"Idos todos, vuestras palabras son aire"

"Primero -- olvida tu idioma, descubre que "pecado" y "crimen" son simples palabras, sólo sonidos forjados en cadenas de acero para apresarte!, olvida esas sílabas vacías y libera tu mente -- revelando así la gozosa depravación y los placeres prohibidos. Levantando tus manos sangrantes, temblando como leones en la noche, para reconocer que en las formas sangrientas has encontrado la verdad -- Y al infierno con ellos,

"Segundo -- quema y arrasa, deshaz y saquea, porque si hay una mentira, esa es que sólo en la creación hay un propósito que vale la pena. Comprende el valor de la destrucción, asimila la realizacion que se alcanza por la desolación."

"Tercero -- conoce al enemigo! No es suficiente saber quien es tu enemigo, tambien hay que saber del enemigo, sus debilidades."

"Ella espera que puedas ver claramente tu propio destino -- seas quien seas -- mira como podríamos cerrar las puertas de nuestros carceleros en sus narices y usar nuestro potencial mientras lo hacemos. Ella espera que veas como los mortales normales se desinflan en desilusión -- mira como las marionetas del cielo piden obediencia"

"Es nuestro trabajo y destino manejar y destruir esos pellejos vacíos, junto con toda otra forma de naturaleza -- para convertirnos en supremos sobre todo, supremamente servidos por todo -- y destruir todo lo que cae detrás o delante de nosotros, a todos los que no ven su destino, o a todos los que intentan que no alcancemos el nuestro".

"Que estas palabras alimenten el fuego de vuestros corazones, den forma a vuestro odio, y vuestras emociones más arrebatadas -- así con nosotros -- con ella, conmigo -- puedas abrirte paso hacia delante, aplastando a todos a tus pies".

Estas duras palabras fueron consideradas por la mayoría de vampiros como los devaneos fanáticos de un anarca ocultista, pero aquellos con la sabiduría necesaria lo saben mejor. Pudieron ver el mensaje oculto profundamente entre la locura, y en el espacio de semanas Hecate fue "invitada" a unirse a una sociedad de personas afines. Los Baali habían encontrado un líder.

Y desde entonces los Baali han continuado. Ocupan posiciones de poder tanto en el Sabbat como en la camarilla. Son una infección de la sociedad vampírica, preparandose para el dia en el que la tierra este a punto para la llegada de su Maestro."

No sé exactamente de donde sale el relato anterior, pero lo tomé de la página :
El mundo oscuro asi como las historias de vampiros aquí narradas son propiedad de white-wolf

Primera imagen tomada de aquí.
Segunda imagen tomada de aquí.