sábado, 23 de junio de 2007

¡¡Damnificado!!

Queridos lectores:

Pues esta vez, contrario a las veces anteriores, tengo que expresarme de un manera diferente, esta vez para quejarme de lo absurdo, débil y obsoleto que resulta todo lo que tiene que ver con mi país en cuestiones como la tecnología. Soy víctima del apagón de internet que se esta presentando, y pese a que pago mas de lo que debería por el internet, tengo que resignarme a que no me llegue señal, solo porque tienen prioridad los clientes corporativos, la rosca y obvio, los que pagan más. En fin, espero que esto se solucione rápido, ya me tiene un poco molesto el hecho de no poder estar pendiente de este espacio, por mi y por mis pocos, pero fieles lectores. Pero, por cada día en que no he podido publicar, estoy preparando una selección de grandes temas para mi y para ponerlos a todos a pensar.

Se despide indignado;

Theraq.


Blogalaxia Tags: , .

6 comentarios:

Sebastián Dávila dijo...

Todos estuvimos jodidos, pero la cosa parece que va mejorando.

Saludes

Vica dijo...

Ya llegó... ya volvió!!

Maya dijo...

Lo extraño es que aqui nunca jamas se me daño el servicio de internet. raro, raro. Alguien me explica?

Theraq dijo...

Pero es que lo mio es por mi ubicación especiica, otros no tuvieron sino una disminución en su ancho de banda. Igual, ya volvió.

Pendiolo dijo...

increíble lo que unas pocas horas sin Internet pueden hacer en las personas, creo que mas de uno se rasgo las vestiduras, y se querían cortar las venas (no siendo EMOs).

La verdad, yo siendo el dueño de la empresa del cable de fibra óptica, me preocupo mas por los clientes que consumen mas, es la verdad, que el pueblo chille, que se le va a hacer!.

Theraq dijo...

Bueno, independientemente del mercado y de las necesidades y la respuesta por el mercadeo. Si le quitas el chocolate a un obeso, dulces a los niños, el amad@ a su amad@, entonces no tiene derecho al menos a protestar?. Ademas, lo mio era solamente para explicar el porque de que no hubiera puesto entradas en ese par de días.

No era necesariamente una crítica profunda al sistema ni una petición a la empresa proveedora del servicio o a aquella que lo diutribuyó de cierta manera para evitar caos y congestiones peligrosas (o por mlo menos mas graves a que alguien no pueda expresar sus palabras).