viernes, 14 de diciembre de 2007

Todo Terminó Bien


No acostumbro a poner este tipo de cosas, pero lo hago mas que todo como un registro histórico y como una ayuda para mi memoria, es que luego se me olvida por mi causa, o a fuerza de cualquier otro acontecimiento; al fin y al cabo siempre es igual conmigo, hoy en día me invade por ratos la nostalgia y se presenta como un fantasma que se aposta en mis esquinas sin dejarme caminar con tranquilidad.

A que va, no es tan conveniente hacer este tipo de entradas personales, pero, como decidí que este blog es 100% para mi (aparte de que a algunas personas les gusta leerlo), además que siempre por personal que sean las entradas, trato de hacerle algún tipo de reflexión a este asunto de vivir.

Este semestre me fue muy bien en la U, todo terminó como me gusta; es decir, con la exaltación de la ley del menor esfuerzo; ¿y esto que es? Economía, que se hagan las cosas lo mejor posible con el menor esfuerzo posible, sin desgastarse, no es necesario. Además, que no me gusta de a mucho eso de andar estresado por la cuestión de la nota o que el promedio y demás; simplemente no es de mi agrado, no es mi estilo. Pero, con todo y eso me fue super bien, tan bien como a los ñoñitos que si son ratones de biblioteca, de los tipo "sapo" que no presentan trabajo, sino tratados, que cada cosa que piden ellos la hacen con algún plus (van más allá de lo pedido, como si quisieran una nota mas allá del cinco). Entonces, pese a que el semestre se termina este sábado 22, yo terminé todo, si todo, el anterior miércoles 12 de diciembre, con una buena actuación y sin tener que habilitar nada, es más, en un materia fui eximido de presentar el examen final y me quedo la máxima nota.

Hoy, la invitación no es a la mediocridad (al final en eso caigo a veces por exagerar con lo del menor esfuerzo), sino a la economía en las actuaciones y al respeto por las condiciones de lo pedido, tanto en lo académico como en lo laboral; y es que es simple, es una cuestión lógica que se nos escapa en cualquiera de los dos extremos: El no seguir instrucciones; señores, si les dicen que presenten un concepto, eso es máximo una hoja, vean la naturaleza de lo pedido y como responder a eso, exactamente a eso, sin exagerar; que van a poner un tope mas alto para ganar mayor dinero, respeto, apreciación, nota. ¡No todas las veces funciona!. Entonces, con el tiempo que no gastan en lambonería pueden adelantar otras cosas o dejar tiempo para ustedes y lo que les gusta. Uno siempre debe tener algo que hacer diferente a lo que "tiene" que hacer, independientemente de que se disfrute lo anterior. ¡Pilas a ver!

La Imagen fue extraída de Aquí.

3 comentarios:

Alfredo_kun dijo...

A todo eso sumele 2 puntos de exp!!!

ahora se siente mejor?

:: Theraq :: dijo...

Jajajajajajajajajajajajajajajajajaajajajajajaja

Pues...

Una cosa es ser feliz y otra estar bien y otra tener todo lo que se necesita y otra todo lo que se quiere...

Pero Igual

Re-bien por los dos de exp.

Lully dijo...

Desde mi blog: Reflexiones al desnudo
Felicitaciones por ese feliz terminar y buena reflexión. La LEY del menor esfuerzo se puede dar en armonía con la despreocupación pero consciente y activo. No necesariamente implica ser mediocres, así lo considero, es dejar que el agua fluya pero percatándonos de que sea por los canales donde debe fluir.

Esto me recuerda a Deepak Chopra y a un entrevistado que pronto vendrá al balcón de equinoXio.

Te dejo afectos desde mi alma!